martes, 29 de marzo de 2011

Goodbye my Captain

 Dicen que no es oro todo lo que reluce...


Tampoco es, aunque lo parezca, una cascada de lava volcánica.... en realidad estamos ante un atardecer muy especial en el  mastodóntico bloque de piedra  conocido como "El Capitán", situado en el parque nacional Yosemite. 


Los rayos del sol se precipitan por la erosionada roca creando un efecto mágico que dura apenas unos minutos. Éste fenómeno natural, se puede observar tan sólo en el mes de febrero y cuando además, las condiciones climáticas sean lo suficientemente buenas para que los acrobáticos haces de luz, se desplomen en "picado" hacia el espectacular abismo. 


Desconozco quién inmortalizó el original momento en el que Lorenzo,  le dice adiós al Capitán. Pero ciertamente éste, debió de ser para él, uno de esos instantes de la vida en los que no tienes ninguna duda de que lo bueno, casi siempre, se hace esperar.