Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

De la historia interminable ;-)

Bastián le enseñó al León la inscripción del reverso de la alhaja -¿Qué significa?- preguntó.

“Haz lo que quieras”.

Eso quiere decir que puedo hacer lo que me dé la gana?

El rostro de Graógraman pareció de pronto terriblemente serio y sus ojos comenzaron a arder.

No.- dijo con voz profunda y retumbante. Quiere decir que debes hacer tu verdadera voluntad. Y no hay nada más difícil.

¿Mi verdadera voluntad?- repitió Bastián impresionado -¿Qué es eso?

Es tu secreto más profundo, que no conoces.

¿Cómo puedo descubrirlo entonces?

Siguiendo el camino de los deseos, de uno a otro, hasta llegar al último. Este camino te conducirá a tu verdadera voluntad.

No me parece muy difícil – opinó Bastián.

Es el más peligroso de todos los caminos- dijo el León.

¿Por qué? – preguntó Bastián – Yo no tengo miedo.

No se trata de eso- retumbó Graógraman- Ese camino exige la mayor autenticidad y atención, porque en ningún otro es tan fácil perderse para siempre.




Michael Ende.

Mi primer beso

El edificio seguía intacto, de ladrillo visto, la misma puerta metálica color gris plomo y las mismas rejas. Todavía no estaba dentro y todo me evocaba su olor. Cerré los ojos un instante, como saboreando aquellos años de perfumes perennes y no me demoré más, crucé la puerta metálica y pisé un caminito hecho con piedras de río que delimitaban un césped que antes no existía, me pregunté si sería artificial pero enseguida un hormiguero me sacó de dudas...subí tres peldaños, crucé la puerta de madera mirando de reojo el patio, las canastas, las porterías e inevitablemente me vinieron a la mente, Epi y sus discípulos...me refiero a Román, que de los chicos, era el más alto de la clase y el que solía meter triples.

A medida que me acercaba a la clase, mis latidos se aceleraban por el pasillo deshabitado, aún así, choqué de frente con el candor de la adolescencia y dejé que se filtrara por todos los poros de mi piel.
La puerta de nuestra clase estaba abierta, pasé y comprobé con desilu…