domingo, 23 de febrero de 2014

Templos bibliotecarios


Hoy  he recopilado una serie de bibliotecas que me atraen por su estética y porque su fondo bibliotecario es capaz de conmover tanto a turistas como a autóctonos, desde el lector más cotilla hasta el más despistado...y es que despistarse en uno de estos lugares no tiene que ser muy difícil si tenemos en cuenta que algunas de ellas se miden en kilómetros, empecemos pues con la Biblioteca George Peabody de Baltimore 



Lleva el nombre del pudiente personaje que otorgó a la ciudad de Baltimore este grandilocuente espacio alzado como un verdadero templo a la era industrial el cual crea un efecto, casi como de catedral. Los detalles clásicos se amalgaman con el hierro y, cada piso terminado en mármol, se sostiene encima de otro, siendo el primero el que sustenta los seis pisos sobre el salón de conciertos que se encuentra abajo. Es de destacar aunque en la foto no se aprecie, su atrio y  las lucernarias del techo que sí vemos, creadas para dar una solución lumínica a la "cúpula imaginaria". El resultado es  una atmósfera relajada gracias a la luz cenital que logra transformar este espacio en el anfitrión de una agradable y fructífera lectura.


La Biblioteca Oratoriana dei Girolamini  es uno más, de los ejemplos de biblioteca religiosa auspiciada por una orden propia del barroco italiano. Con el tiempo, sus fondos se enriquecieron con la sucesiva labor de los mecenas que compraban colecciones privadas para incorporarlas a la biblioteca. A diferencia de otras bibliotecas regidas por órdenes monásticas, ésta sí se abrió al público, y lo hizo en una fecha temprana, 1586 exactamente.


Biblioteca Malatestiana de Cesena, Italia. Se construyó para Malatesta Novello, miembro de una prominente familia de la aristocracia italiana y sigue siendo hoy, lo más parecido a una biblioteca medieval. Los libros originales de la época se conservan todavía en sus lugares originales, con lo cual, oler uno de estos libros debe de ser una experiencia de lo más retrógrada, y añado que científica porque no podemos olvidar que la historia comprende una parcela personal en la memoria de quienes la han vivido, pero casi siempre estas parcelas de memoria necesitarán ser corroboradas por la ciencia.

Biblioteca Nacional de Francia (BNF). En su "savoir faire" los parisinos han ido repartiendo los fondos de la BNF entre varios edificios históricos de la ciudad, siendo sin embargo en la actualidad su sede principal la del moderno edificio inaugurado en 1998 por el presidente Miterrand y que además lleva su nombre.


Pero, si  lo que queremos es hallar un espacio cargado de ilustradas y arquitectónicas moléculas históricas, para ello nada más apropiado que visitar la Sede que se encuentra entre las calles des Petits-Champs, Vivienne, Louvois y Richelieu, pertenecientes al 2º Distrito. 

El edificio original, data de 1368 y fue transformado radicalmente en 1860 por el arquitecto, Henri Labrouste, al construir la fachada sobre la plazoleta Louvois. El complejo se encuentra en rehabilitación  y alberga en la actualidad las colecciones especiales de la Biblioteca Nacional de Francia (obras de arte, manuscritos, mapas, planos, grabados, fotografías, monedas, medallas y antigüedades). Posee salas de lectura, tiendas, oficinas y tres salas de exposiciones: la galería Mazarine, la galería Mansart dedicada a la fotografía y la cripta, donde se organizan exposiciones de menor tamaño. Han previsto que las obras finalizarán en 2017.



Cierto es que París es conocida mundialmente con el sobrenombre de "la ciudad de la luz" esto es, por la prontitud con la que iluminó sus calles respecto a otras ciudades, pero al contemplar la iluminación natural de esta sala oval concluyo que además sabían muy bien como proyectar un espacio de interés cultural, sufragado con intereses nacionales.




Triptaka Koreana, Templo Haeinsa en Corea del Sur.  Haeinsa es un templo budista construido en el año 802 en Gyeongsang del Sur, en Corea del Sur. En el Changgyong P'ango, está guardada la Tripitaka Coreana, la más completa colección de textos budistas, grabada en 80.000 bloques de madera. El templo incluye también varios tesoros nacionaless de Corea del Sur, como interesantes pinturas budistas, pagodas de piedra y linternas. Para visitarla tendremos pues, que adentrarnos en el tiempo y en el espacio estratosférico y para ello nada peor que marcarnos un vuelo con escalas.

En el aterrizaje tendremos que ir pensando en alquilar un taxi, o cualquier vehículo de dos ruedas si es que no disponemos de mucho tiempo, puesto que es imprescindible subir una montaña y, con todo, el nivel de hospitalidad una vez allí, no es tan íntimo como para que te dejen fotografiarla, sin embargo, he oído que vale la pena porque la colección que alberga es, absolutamente reveladora ya que no son propiamente libros lo que allí observaremos sino tipografía de molde que data del año 1251, con lo cual,  los coreanos habían iniciado la impresión siglos antes que Gutenberg.

A saber que los taxis coreanos,  reciben pasajeros los 365 días del año durante las 24 horas del día, y que el susodicho transporte se puede solicitar reservando día y hora desde cualquier parte del mundo con una simple llamada, eso sí, en cualquiera de estos tres idiomas: coreano evidentemente querido Watson, inglés o chino.
Nueva York, y creo que esto no nos viene de nuevo, ya no es la única ciudad del mundo que nunca duerme pero, realmente Nueva York se ganó este sobrenombre por sus horarios bibliotecarios?


Biblioteca pública de Nueva York habilitada en el edificio Stephen A. Schwarzman, situado en la Quinta Avenida entre la 40 y 42;  es uno de los patrimonios históricos de la ciudad.

De arquitectura Beaux-Arts e inaugurado en 1911, es el hogar de una de las cuatro bibliotecas de investigación de la red de la biblioteca pública de Nueva York. El edificio, contiene destacadas colecciones de investigación en las áreas de literatura, arte, historia y ciencias sociales y una colección circulante de literatura infantil. La sede aloja alrededor de quince millones de ítems que incluyen desde manuscritos medievales, pergaminos japoneses antiguos, ejemplares de poesía y literatura contemporánea, además de folletines e historietas.


Por cierto, el edificio Schwarzman tiene los siguientes horarios de visita:

Lunes, jueves, viernes y sábados de 10am a 6pm
Martes y miércoles de 10 am a 8pm
Domingos de 1 a 5 pm

:D

12 comentarios:

Temujin dijo...

Me quedo con la italiana la "maltestiana" y con la coreana, que espero tengan un buen sistema contraincendios.

La italiana me ha recordado "El nombre de la Rosa"

Ya sabes "Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus."






P.D.Vaya pelea con el 2 y las "

Gemma dijo...

Seguro que lo tienen, Temu, otra cosa es que funcione...

A mí me gustan todas, y hay muchísmas más que no he puesto como la de Alejandría o el Vaticano o la de Salamanca (esta te gustaría).

Un beso y sácate los guantes, jajaj esto me lo decía un programa de mecanografía cuando pulsaba la tecla incorrecta jajaja

Gemma dijo...

Y es broma eh?, me lo has recordado cuando has dicho "vaya pelea" :D

Novicia Dalila dijo...

La de mi pueblo también es muy bonita:

Mira

Por dentro:

Y más....

Un poquito más...

:D

Temujin dijo...

Gemma tengo un agudo y sin embargo fino sentido del humor es que las comillas y el 2 se me pelean constantemente...

Novi menudo pueblo que tienes ¿es tuyo?

ejem, ejem...

Gemma dijo...

Jajaj, claro! como eres ma cherie me pones la de París también no? jajaj

Merci chère amie, tu est très gentil...

:***

jordim dijo...

Tremendos templos de letras.

Miguel dijo...

Las bibliotecas siempre me ha fascinado. Por eso me ha gustado ese recorrido virtual que nos has propuesto.

Un beso.

Gemma dijo...

Efectivamente Jordim y apuesto a que también hace creyentes a los de ciencias :D

Gemma dijo...

Miguel, estaba segura de que lo disfrutarías, por eso lo puse.

Besos.

Ricardo dijo...

Tanta belleza me trae el recuerdo de una biblioteca municipal, cuya bibliotecaria era una chica de la que estuve profundamente enamorado -yo 14 años y ella no menos de 30 y verdadero bombón- y que me hizo amar la lectura.
Tengo que felicitarte por estas entradas tan bellas y que, muchas de ellas, me hacen volverme un chaval. Un beso

Gemma dijo...

Gracias por compartir tus recuerdos, celebro que te sigas sintiendo buen mozo :D

Besos.