miércoles, 12 de enero de 2011

Siempre es todo ojos.

Portrait of Pablo Picasso de Pablo Picasso



Supongo que no es difícil reconocerle. Pablo Picasso.

Pintor: figurativista, cubista, clasicista y expresionista. Fue perfilando los estilos y las distintas corrientes a través de su tiempo. En su periodo azul, es el pintor del sentimiento patético; en él nos dibuja cuerpos abatidos por el  sufrimiento, por el cansancio, por el dolor o  la pena, imbuidos por el hambre, por una dependencia, por la miseria o por  la desazón y la soledad. No hay una belleza preciosista en sus obras azules porque no persigue captar la estética de la belleza física, natural ni paisajística. Ni obra muerta ni retratada. Lo que atrapa de sus lienzos azules, es otra belleza, y es vida también, tal vez esa parte viva que en más de una ocasión nos hace enmudecer por encima de cualquier rostro o cuerpo bello.
Picasso plasma el sentimiento, el  estado de ánimo, lo que naufraga de un cuerpo, lo que fluye bajo sus pieles y va más allá de los huesos, lo que late, lo que se corroe, lo que se conmueve y exalta, lo que vibra, lo que se quiebra y se corrompe; a veces, cabezas vencidas, otras, miradas aparentemente vacías y  tristes.

Como un poeta que ha cambiado el verso de la pluma por la caricia del pincel va desnudando verdades, sentimientos, personalidades y ahí va, personalísimo, fiel a la hipérbole del mas noble poeta, a sacarles  un punto y aparte de dignidad a todos ellos, a los rostros vencidos que viven y que por tanto mantienen una diginidad,  y siempre dentro de un contexto social e histórico, real como la vida misma. Así pues, cuando contemplamos una obra suya, ya sea de su periodo azul inicial o de su periodo rosa, y traspasando todas sus corrientes y estilos,  nuestra mirada debe dirigirse a la historia, a ese contexto, pues aunque se derramaron sus óleos por las aguas del surrealismo apenas se amalgamaron de sueños imaginables o inimaginables, lo que transfiere es lo que veía, lo que había,  con el único filtro y desde la óptica del expresionismo y del cubismo.  No hay más don en sus pinceles que la de plasmar vidas que han pasado por nuestra historia, por nuestros tiempos, de puntillas, de refilón, en el silencio del anonimato, traídas al mundo a través de sus ojos aglutinantes.




Unos ojos que, su amigo Alberti, definió muchísimo mejor que yo:

Siempre es todo ojos. No te quita los ojos. 
Se come las palabras con los ojos.
Es el siete ojos.
Es el cien mil ojos en dos ojos.
El gran mirón como un botón marrón y otro botón.
El ojo de la cerradura por el que se ve la pintura.
El que te abre bien los ojos 
cuando te muerde con los ojos.
El ojo de la aguja
que sólo ensarta cuando dibuja.
El que te clava con los ojos
en un abrir y cerrar de ojos.
El ojo avizor, agresor, abrasador, inquisidor.
El ojo amor.
El ojo en vela,centinela,espuela,candela,
el que se rebela y revela.
No cierra los ojos.
No baja los ojos. 
Te quita los ojos.
Te arranca los ojos y te deja manco o te deja cojo.
Luego te compone o te descompone,
la nariz te quita, luego te la pone,
después te la quita o te pone dos.
Ojo que te espeta,
que te desjarreta, 
te agranda las tetas,
te achica las tetas, 
te hace la puñeta, 
te levanta el culo, 
te deja sin culo, 
te vuelve un alambre, 
te ensarta en estambre, 
te ve del revés, 
todo dividido, tundido, partido, cosido, raído, zurzido, fluido.
Ojos animales, letales, mortales, umbilicales.
Ojos cataclismo, temblor, terremoto, maremoto, abismo, flor.
Ojos toro azul, 
ojos negro toro,
ojos toro rojo.
Ojos.
Son el con y el sin, 
son el sin y el con.
Con esto y sin esto, 
traspuestos,
opuestos, 
crueles, 
molestos,
el sumo y el resto.
El mundo tranquilo pendía de un hilo.
Y el desbarajuste de la gran baraja cortó con su filo su pincel navaja.
Salta el mundo, vuela.
Hecho añicos canta, relincha, arde en vela, se espanta.
¡Afuera esos ojos!
¡Quítenme esos ojos!
¿Quién trajo esos ojos?
Yo quiero ser flor. 
Pero soy un pez.
Yo quiero ser pez.
 Pero soy manzana.
Quiero ser sirena. 
Pero soy un gallo.
Quiero ser la noche
 y soy la mañana.
Mátenme esos ojos,
virojos, pintojos,
ojos trampantojos.
Aquí la matanza, 
aquí la esperanza, 
el fusilamiento, 
el derrumbamiento,
 la paz,
 la bonanza.
Ojo, que remonto plato.
Ojo, que salto hecho jarra.
Ojo, que giro paloma.
Ojo, que remonto cabra.
Vivan esos ojos.
Luz para esos ojos.
Líneas y colores
para esos dos ojos.
Todo el amor para esos ojos.
El cielo entero para esos ojos.
El mar entero para esos ojos.
La tierra entera para esos ojos.
La eternidad para esos ojos.