domingo, 12 de febrero de 2012

Puro éxtasis


Hoy me apetece compartir este vídeo con vosotros. Se trata de una disciplinada filigrana que no puedo dejar de escuchar una y otra vez...

Necesito gritar a los cuatro vientos que AMO A BACH obsesivamente!!

Y es que cuánto más la escucho...más, más y más necesito volver a escucharla.

No puedo escribir, no puedo pensar, incluso descuelgo el teléfono para que nada interrumpa este momentazo de éxtasis...

No será peligroso que me cepille los dientes poseída por semejante violonchelo diabólico?

martes, 7 de febrero de 2012

T.

Roma, 14 de junio de 1800, Napoleón vence a Austria en la batalla de Marengo.
A finales del siglo XVIII, Napoleón invadió el norte de Italia después de combatir con el ejército austríaco y llevó a ese país las ideas de la Revolución Francesa instaurando una república. Estas ideas se difundieron rápidamente por toda la península, incluso en los estados pontificios.
Cuando el ejército napoleónico marcha a Egipto, su ausencia es aprovechada por los austriacos y los realistas y se disuelven las repúblicas, restaurando las monarquías, tanto en el norte como en Roma los republicanos eran ferozmente perseguidos.
Mientras tanto, Napoleón vuelve a Francia, se declara emperador e inicia una nueva campaña en Italia enfrentándose al ejército austriaco en la batalla de Marengo, el 14 de junio de 1800.
Bonaparte resulta vencedor de esa batalla y Sardou narra una historia.



En su obra Tosca, Sardou hace un uso dramático de este hecho histórico. El conflicto en Italia entre los republicanos y los realistas toma cuerpo en la persecución de Angelotti y Cavaradossi, ambos de ideas liberales, por parte de Scarpia, que es instrumento de la autocracia realista.


Si bien Puccini descarta algunos elementos del subargumento histórico de la obra de Sardou para concentrarse en el melodrama mismo, el conflicto político es el disparador de la acción dramática de su ópera y se incluyen referencias al equívoco del resultado de la contienda, así como el brillante "Te Deum" del final del primer acto para conmemorar la supuesta derrota de Napoleón.
Tosca es un gran melodrama trágico, con un trasfondo histórico y político particular que sirve de pretexto para el desenlace de la acción. Los caracteres de los personajes están hábilmente delineados psicológicamente.
Es una historia de engaños y dudas. Nada parece honesto y directo; incluso el amor es perturbado por los celos. La tortura de Cavaradossi fuerza a Tosca a confesar, no a él mismo. Scarpia, el hombre más temido de Roma, es asesinado por una mujer dulce e inocente. Hasta los personajes secundarios como el sacristán y los guardias también actúan en forma deshonesta. El uso inadecuado de los objetos y las situaciones se utiliza sistemáticamente para crear una atmósfera asfixiante de duda y sospecha. Incluso algo tan definitivo como la ejecución de Mario resulta una "falsa simulación".
La obra comienza con la huida de la prisión de Angelotti, procónsul de la República de Roma, preso en el Castillo de Sant Angelo tras la caída de la República. Si bien es un personaje secundario, es el disparador de toda la trama.
El Barón Scarpia es el jefe de policía de Roma. Personaje siniestro y sádico, no va a dudar en hacer uso de su poder para su provecho personal y satisfacer su deseo.
Mario Cavaradossi es un pintor, amigo de Angelotti y amante de Tosca. Si bien no tiene una participación política activa, simpatiza con las ideas liberales. Cavaradossi es el instrumento de Scarpia para cumplir su doble objetivo de apresar a Angelotti y poseer a Tosca.
Tosca es una mujer cuya vida transcurre entre el arte y su amante Mario. Es sofisticada, con cierto aire de frivolidad y totalmente ajena a los acontecimientos políticos. Uno de los aspectos centrales de esta obra es la evolución que va sufriendo este personaje frágil, que envuelto en situaciones extremas jamás imaginadas alcanza el carácter de una verdadera heroína trágica.




Vissi d'arte, vissi d'amore,non feci mai male ad anima viva!...
Con man furtiva
quante miserie conobbi, aiutai...
Sempre con fe' sincera,
la mia preghiera
ai santi tabernacoli salì.
Sempre con fe' sincera
diedi fiori agli altar. Nell'ora del dolore

perché, perché Signore,
perché me ne rimuneri così?
Diedi gioielli
della Madonna al manto,
e diedi il canto agli astri,
al ciel, che ne ridean più belli.
Nell'ora del dolore, perché, perché Signore, perché
me ne rimuneri così?
non feci mai male ad anima viva!...
Con man furtiva
quante miserie conobbi, aiutai...
Sempre con fe' sincera,
la mia preghiera
ai santi tabernacoli salì.
Sempre con fe' sincera
diedi fiori agli altar.




Y brillaban las estrellas.

Y olía la tierra.

Chirriaba la puerta del huerto. 

Y unos pasos rozaban la arena. 

Entraba ella, fragante, 

caía entre mis brazos. 

Oh, dulces besos, oh, lánguidas caricias,

mientras yo, tembloroso, 

las bellas formas desataba de los velos. 

Se desvaneció para siempre mi sueño de amor. La hora ha pasado... 

¡Y muero desesperado! 

¡Y muero desesperado! 


¡Y jamás he amado tanto la vida!...
¡Tanto la vida!...