domingo, 23 de octubre de 2011

El secreto de los Dalí

En el año 1929 en una idílica cala del Cap de Creus, Dalí confesó su irrefrenable amor a Gala y ella, inmediatamente, le contestó: "a partir de ahora no nos separaremos nunca más". 
XXI años después posaban así de juntos en su casa de Port Lligat. 

Port Lligat 1950

Llamo a mi esposa: Gala, Galuxka, Gradiva, porque ha sido mi Gradiva; Oliva por el óvalo de su rostro y el color de su piel; Oliveta, diminutivo de la Oliva, y sus delirantes derivados: Oliueta, Oriueta, Buribeta, Buriueteta, Suliueta, Solibubuleta, Liburibuleta, Ciueta, Liueta. También le digo Lionette, porque ruge, cuando se enfada, como el león de la Metro-Goldwyn-Mayer; Esquirol (ardilla), Tapirus, Pequeño Negus, porque se parece a un animado animalito selvático; Abella (abeja) porque descubre y me trae todas las esencias que se convierten en la miel de mi pensamiento en la colmena ajetreada de mi cerebro. Me trajo el raro libro de magia que había de nutrir mi magia, el documento histórico que probaba irrefutablemente mi tesis cuando estaba en proceso de elaboración, la imagen paranoica que mi subconsciente deseaba, la fotografía de una pintura desconocida destinada a revelar un nuevo enigma estético, el consejo que salvaría del romanticismo una de mis imágenes demasiado subjetivas. También le digo Noisette Poilue (avellana peluda) debido al vello que cubre la avellana de sus mejillas y también "campana de piel" porque lee para mí en voz alta durante las largas sesiones de mi pintura produciendo un murmullo como de campana de piel, gracias al cual aprendo todas las cosas que, sin ella, no llegaría a saber nunca.

Mucho se ha dicho de la obsesión de Salvador Dalí -hombre- por Gala  y del interés-desinteresado de amor- de ésta,  por el pintor. Yo, tan sólo me atrevo a decir que cincuenta y tres años de unión, dan para mucho, y que por ello, es muy probable que no lo pueda resumir todo en un post...

Sin embargo, a pesar de mi prudencia y hermetismo no os voy a defraudar,  ya sabéis que a mí las cosas del cuore me interesan mucho y que me encanta recrearme en los sentimientos y emociones, con lo cual, no voy a poder cerrar el post sin contaros todos los entresijos, deslices, besos encendidos y caricias explícitas que perpetraron esta genial pareja dentro y fuera de su Cadillach de lluvia...no tienen desperdicio, leéd!!

El secreto de mi influencia ha sido siempre el de ser secreta, y el secreto de la influencia de Gala ha sido siempre el de ser doblemente secreta. Yo poseía el secreto de permanecer secreto. Gala poseía el secreto de permanecer secreta dentro de mi secreto. A veces algunos han creído haber descubierto mi secreto; pero eso era imposible, porque no era mi secreto, sino el de Gala.

Y es que para practicar tanta postura sin perder la compostura lo suyo es profesarse una gran confianza y complicidad en todos los niveles, no os parece? :D

Pincha aquí si quieres saber el significado de Gradiva, porque todo apodo, mote, sobrenombre o alias,  tiene una historia, y casi siempre dicen tanto...

lunes, 17 de octubre de 2011

Ellos son el Sol y Ellas la Luna

En los comienzos de la humanidad el hombre era depredador. Pero de pronto la invención de la agricultura vino a alterar profundamente la vida y el destino de la humanidad. El hombre de vagabundo y recolector se transforma en productor y se inventa el concepto tiempo: tiene que pensar en el futuro, labrar y sembrar hoy para recoger mañana. Estos cambios implicaron una revolución en el pensamiento. El hombre toma conciencia de los ritmos superiores que rigen el cosmos: ritmos en lo que también parece imperar en el concepto tiempo. 

La obsesión por propiciar y asegurar la fecundidad de la tierra y de los animales, de la que dependía la supervivencia de la comunidad, empezó a concretarse en unas prácticas religiosas de contenido astral. Estas se centraron en la estrella Spica y la luna. 

En los inicios de la civilización agrícola, hace más o menos 14.000 años, el equinoccio de primavera tenía su punto vernal (o punto del sol en el ecuador celeste) en la constelación que hoy llamamos Virgo y la llamamos así porque aquellos primeros agricultores la relacionaron con la fertilidad, con la Diosa Madre, que andando en el tiempo, ha venido a dar la Virgen o Madre Divina. La mente primitiva asoció, por lo tanto el ciclo agrícola del que dependía la fecundidad de las cosechas, con aquel de la misteriosa estrella de algún modo mágico, la estrella Spica regía la alternancia estacional que hace crecer la espiga. De ahí su nombre, Spica. 

La Diosa Madre se adoraba en muchos lugares en forma de trinidad. Una trinidad que al propio tiempo, era una e indivisible, al modo mágico de algunas religiones más tardías, incluida la cristiana. 

Una de las formas que se explica la trinidad de la Diosa Madre es considerando los tres aspectos de la luna que constituye, el primer símbolo del matriarcado y su fuente de inspiración primera. Había una luna nueva que era el crecimiento, otra llena que recordaba el amor y la batalla y una tercera negra o vieja, la de la muerte o la adivinación. A la primera se le asimilaba el color blanco a la segunda el rojo y a la tercera el negro. Estos son los tres colores que la luna adopta en su deambular por el cielo. En sus asociaciones agrícolas la luna blanca es la cultivadora, la roja la segadora y la negra la aventadora. En su proyección femenina la luna blanca es la doncella, la roja es la mujer y la negra es la bruja. 

Junto a la estrella Spica hemos mencionado a la Luna y la luna también regía las mareas; por lo tanto, tenía poder sobre la lluvia de la que dependía el crecimiento de la espiga. La luna era señora de la vegetación; todavía hoy el campesino aguarda a que la luna esté en cuarto menguante para recoger sus hortalizas o a que sea nueva para sembrar. Pero había más: el cielo lunar de 28 días se relacionaba con el ciclo menstrual de la mujer. Por consiguiente la Luna era señora de la fecundidad en sus más variados aspectos; era femenina. 

La luna desaparecía del cielo, moría y luego volvía a resucitar. La vegetación, que estaba sometida hacia lo propio, siguiendo el ritmo anual de las estaciones. Pero el hombre también moría; por consiguiente su resurrección, su inmortalidad, debía de ser otro poder mágico del astro frío. Donde habitaba la Diosa Madre es normal encontrar el espacio mágico denominado dolmen sagrado, donde la muerte resucitará, que es metáfora de la iniciación Y la iniciada es una mujer como no podía ser menos tratándose de un culto matriarcal y todo ello tiene relación con la maternidad de la mujer, otro elemento fundamental en los cultos matriarcales de la Diosa Madre. 

En los tiempos de los matriarcados, el poder máximo estaba en manos de una mujer a la que denominaban Reina. Pero al igual que a la Diosa Madre, cuyo reflejo era, esta reina necesitaba el concurso del varón que la fecundase asegurando a través de la fecundidad de la tierra, de la que dependía la subsistencia del grupo. Así instituyó la figura del Rey Sagrado. La ceremonia de su designación simbolizaba la unión del Rey Sol con la Reina Tierra y su muerte como miembro de la tribu o clan al que había pertenecido hasta entonces resucitando como miembro de la tribu o clan de la reina. El ritual incluía el asesinato ficticio del Rey durante la ceremonia del baño. El baño es la imagen de la muerte de la renovación. Este también es el origen del bautismo en el cristianismo.
El establecimiento de las sociedades patriarcales trajo aparejado un reajuste en los mitos. Lunares cesa la muerte del Rey Sagrado. Nace el héroe Solar vencedor de la Serpiente o la muerte, tan frecuente en la mitología de los pueblos pastores que originaron entre otras las naciones judías, indoeuropeas y turcomongoles. El héroe solar es el salvador del mundo. Es Teseo, Hércules, Osiris, Minos, Agamenon, entre otros. 

A través de la historia vemos cómo el hombre se encuentra con una dicotomía y es la del solar-lunar; desde el principio el hombre debió acercarse a los dos principios para sentirse protegido por ellos. El hombre necesita abolir el dualismo, intenta trascender su condición humana para reintegrarse en la unidad primordial. La unificación de los principios Lunares y Solares, significa trascender la pluralidad impuesta y acceder a la unidad primordial?

El texto es de Julio Teilhard. Por cierto, alguien sabe cómo encontrar a Virgo en el cielo? 


A la vuelta os leo, estaré fuera toda la semana....


Que paséis unos días estupendos.....muuuuuaaack!!


Os dejo una margarita muy especial por si el cuore os plantea dudas...




Y unas gafas optimistas por si el teléfono de la esperanza comunica....



y si lo que necesitas es relajarte.......dale, dale al play!



Hasta la vuelta, a reveure!

domingo, 9 de octubre de 2011

Anatomía de un juguete



                   

Hans Bellmer estaba instalado en Berlín en el año 1933 cuando creó La Poupée (La Muñeca). La instantánea de su muñeca me resultó a primera vista inquietante; su desoladora e impactante composición condujo mi imaginación  por un periplo de mundos lejanos y cercarnos, oscuros, claros y grises.

No tardé apenas nada en abandonarlas para incurrir en otros mundos no tan infantiles, más adolescentes y maduros en los que igualmente está presente el miedo, el terror o la muerte pero en los que ya se huele el instinto convertido en deseo, mundos en los que la sensualidad se manifiesta con una naturalidad salvaje, escenarios en los que la seducción es un juego de miradas carnales, un juego de palabras maquilladas para ser indecentemente desmaquilladas, sensaciones en las que el sexo es un roce de cuerpos desatados, lujuriosos, encendidos con las brasas del pecado, con lo prohibido, con lo inmoral, con lo indecente... lo obsceno pervirtiendo, lo perverso azotando la lujuria, y la gula insaciable engullendo y reclamando fantasías, mundos oscuros, fetiches y fetichadas, pornografía, el sexo explícito, el sexo sin amor, el sexo por placer, seguro que en el campo del psicoanálisis se hallan las respuestas a todos los extremos, tal vez por eso la obra de Bellmer está cargada de psicoanálisis. La Muñeca también merece ser entendida como una niña consumida por la mujer objeto, una mujer amputada de sus otras virtudes no carnales, demacrada por el vacío que supone sentirse como parte de una naturaleza muerta, la explotación del cuerpo femenino únicamente para satisfacer una necesidad sexual ajena o incluso pienso en la mujer que se siente rechazada intelectualmente por una sociedad machista, una sociedad que tan solo la aprecia  por sus virtudes carnales, sexuales y reproductivas....hay también hombres objeto no tengo ninguna duda.      

La amabilidad del surrealismo invita al libre albedrío, yo incluso diría que es imponente en ese aspecto, es difícil no caer en una especie de catarsis imaginativa ante semejante delirio artístico (?) Aún hoy, dentro de nuestro contexto social tan liberado sexualmente atrae hacia la reflexión. Yo la califico de una obra atemporal pues tanto en el contexto en el que fue inmortalizada (alemania nazi) como en el de hoy el pretexto es atemporal. La obra fue acogida por los surrealistas de París con gran admiración y la Muñeca encumbró a su creador como a uno de los grandes surrealistas de la época.

Sin embargo, el tercer Reicch rechazó de facto la obra de Bellmer, calificando su faceta artística de degenerada, no terminaron sin atribuirle además mecanismos de provocación y manipulación claramente dirigidos a la población con el fin de "despertarla". Bellmer no tuvo en esos momentos ningún reparo en hacer del exilio su plan de vida más inmediato y, al igual que él, un pluralizado grupo de artistas de gran calado.

En 1937 los propagandistas de Hitler organizaron la exhibición más drástica del arte moderno. Goebbels la bautizó con el nombre de  Entartete Kunst, esto es arte degenerado, bajo este repelente social  fueron presentadas todas las producciones artísticas que no cumplían con el criterio estético nazi; el arte degenerado salió a la palestra objetivamente como una enfermedad que tenían que curar gracias a una eficiente medicina: la "purificación racial",  gran específico dosificado sistemáticamente.

La patológica exposición fue inaugurada por Hitler con centenares de pinturas y esculturas que sus muy "especiales" cachas rubios de ojos azules incautaron de los museos y galerías privadas de toda Alemania.  Paul Klee, Pablo Picasso,Vincent Van Gogh, Marc Chagall, Wassily Kandinsky, Max Ernst, Otto Dix, Eduard Munch, y las del propio Bellmer, vieron como sus obras eran ahorcadas en las paredes del Entartete Kunst culpables de derrochar una gran "fantasía enfermiza judeo-bolchevique".                     

Asi pues, Entartete Kunst presentó el “museo de los horrores” con sus distintas secciones, como: “Las manifestaciones del alma racial judía”, “La invasión bolchevique en el arte”, “La naturaleza vista por espíritus enfermos”...se trataba de buscar atenuantes para el perpetrado crimen artístico y cultural.

Bellmer, con su Muñeca, pretendía denunciar el culto al cuerpo perfecto que estuvo tan de moda en la Alemania nazi pero, como dijo Picasso: el Arte es una mentira capaz de contar una verdad...