Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

El hábito no hace al monje

Según Isabel Guerra, sus vocaciones han corrido paralelas desde la adolescencia: fue una niña rebelde que quiso pintar y amar a Dios, busca al pintar... "la Belleza, la Luz, la Bondad, la Verdad y la Hermosura, con mayúsculas, de donde emana toda belleza entre nosotros. Cada cuadro tiene su propia historia, su vida, y en cada uno pone todo su corazón". 

Confío en tu palabra

Meditar tus maravillas

Visítame con tu alegría 
Tu dulzura con nosotros.
Saciar la sed de los humildes.
Sobre ti amanecerá su luz.

Busco en mi corazón el paso de tu brisa.
Seguridad en la esperanza.
Tú me sondeas y me conoces.
No creáis que la vida monástica la ha apartado de las preocupaciones terrenales, está convencida de que este mundo no puede gustarle a nadie, su obra contiene un mensaje de esperanza:

“La belleza es posible, no todo está perdido”. 
Cuando estuve en Toledo pude contemplar dos de sus pinturas colgadas en una pequeña sala dentro de la Catedral. Reconocí su obra porque ya había oído hablar de la &q…

En-redados

Llovía a raudales encima de la autopista, los rayos agrietaban el cielo de lado a lado y tras el estruendo del trueno los segundos le confirmaban que se hallaba exactamente en el ojo de la tormenta. Conducía en tensión,  con la espalda rígida bajo la expectación que le provocaban los limpiaparabrisas vapuleando a todo trapo las densas cortinas de agua que ondulaban la visión de las lunas de su coche. A pesar de todo, en cada eléctrico estruendo percibía la compañía de millones de átomos que con gran omnipotencia escenificaban su callado dolor, un dolor que por fin fluía ante la humanidad con cada estallido del cielo.
Encendió la radio con el sin sabor de  no poder bajar  las ventanillas para fumarse un cigarrillo, como aquel idílico pitillo que se fumó estirada en una góndola conducida por un gondolero que entre susurros entonaba un  sole mio potencialmente perturbador, traspasaron Rialto, se colaron hasta la casa de Marco Polo y en la romántica neblina se quedó mitificada su última …

El sabor del caldo castellano, sabe mejor cuando ha reposado ;D

Me gusta viajar, escuchar el sonido siempre cálido de una sonrisa amable, observar la mirada indiscreta del observador, chocar mis retinas con las suyas, escuchar la música que suena en el camino que compondrá la melodía del viaje...me gusta invertirme en los desaires y descubrir que dejo de ser turista de guías y mapas para escuchar el lenguaje directo que susurran los muros y murallas.

Me dejo llevar por el caudal encantador que aceleran los ríos y encuentro fácilmente un suspiro mental, una pausa artificial que se tercia en las aguas verbalmente silenciosas de un pantano...paz, quietud, dimensión, medidas...volúmen, metros cúbicos que desplegaran su gracia transparente al abrirse las compuertas de la presa, atrevidas al salto clavarán sus tacones en el peaje del río, circulando como dos largas piernas vestidas en sofisticadas medias de seda, inundándolo todo con su gracia derramada tras cada paso...
Se escaparán los minutos en algún prado verde mientras reposo acarameladamente la mi…