domingo, 9 de octubre de 2011

Anatomía de un juguete



                   

Hans Bellmer estaba instalado en Berlín en el año 1933 cuando creó La Poupée (La Muñeca). La instantánea de su muñeca me resultó a primera vista inquietante; su desoladora e impactante composición condujo mi imaginación  por un periplo de mundos lejanos y cercarnos, oscuros, claros y grises.

No tardé apenas nada en abandonarlas para incurrir en otros mundos no tan infantiles, más adolescentes y maduros en los que igualmente está presente el miedo, el terror o la muerte pero en los que ya se huele el instinto convertido en deseo, mundos en los que la sensualidad se manifiesta con una naturalidad salvaje, escenarios en los que la seducción es un juego de miradas carnales, un juego de palabras maquilladas para ser indecentemente desmaquilladas, sensaciones en las que el sexo es un roce de cuerpos desatados, lujuriosos, encendidos con las brasas del pecado, con lo prohibido, con lo inmoral, con lo indecente... lo obsceno pervirtiendo, lo perverso azotando la lujuria, y la gula insaciable engullendo y reclamando fantasías, mundos oscuros, fetiches y fetichadas, pornografía, el sexo explícito, el sexo sin amor, el sexo por placer, seguro que en el campo del psicoanálisis se hallan las respuestas a todos los extremos, tal vez por eso la obra de Bellmer está cargada de psicoanálisis. La Muñeca también merece ser entendida como una niña consumida por la mujer objeto, una mujer amputada de sus otras virtudes no carnales, demacrada por el vacío que supone sentirse como parte de una naturaleza muerta, la explotación del cuerpo femenino únicamente para satisfacer una necesidad sexual ajena o incluso pienso en la mujer que se siente rechazada intelectualmente por una sociedad machista, una sociedad que tan solo la aprecia  por sus virtudes carnales, sexuales y reproductivas....hay también hombres objeto no tengo ninguna duda.      

La amabilidad del surrealismo invita al libre albedrío, yo incluso diría que es imponente en ese aspecto, es difícil no caer en una especie de catarsis imaginativa ante semejante delirio artístico (?) Aún hoy, dentro de nuestro contexto social tan liberado sexualmente atrae hacia la reflexión. Yo la califico de una obra atemporal pues tanto en el contexto en el que fue inmortalizada (alemania nazi) como en el de hoy el pretexto es atemporal. La obra fue acogida por los surrealistas de París con gran admiración y la Muñeca encumbró a su creador como a uno de los grandes surrealistas de la época.

Sin embargo, el tercer Reicch rechazó de facto la obra de Bellmer, calificando su faceta artística de degenerada, no terminaron sin atribuirle además mecanismos de provocación y manipulación claramente dirigidos a la población con el fin de "despertarla". Bellmer no tuvo en esos momentos ningún reparo en hacer del exilio su plan de vida más inmediato y, al igual que él, un pluralizado grupo de artistas de gran calado.

En 1937 los propagandistas de Hitler organizaron la exhibición más drástica del arte moderno. Goebbels la bautizó con el nombre de  Entartete Kunst, esto es arte degenerado, bajo este repelente social  fueron presentadas todas las producciones artísticas que no cumplían con el criterio estético nazi; el arte degenerado salió a la palestra objetivamente como una enfermedad que tenían que curar gracias a una eficiente medicina: la "purificación racial",  gran específico dosificado sistemáticamente.

La patológica exposición fue inaugurada por Hitler con centenares de pinturas y esculturas que sus muy "especiales" cachas rubios de ojos azules incautaron de los museos y galerías privadas de toda Alemania.  Paul Klee, Pablo Picasso,Vincent Van Gogh, Marc Chagall, Wassily Kandinsky, Max Ernst, Otto Dix, Eduard Munch, y las del propio Bellmer, vieron como sus obras eran ahorcadas en las paredes del Entartete Kunst culpables de derrochar una gran "fantasía enfermiza judeo-bolchevique".                     

Asi pues, Entartete Kunst presentó el “museo de los horrores” con sus distintas secciones, como: “Las manifestaciones del alma racial judía”, “La invasión bolchevique en el arte”, “La naturaleza vista por espíritus enfermos”...se trataba de buscar atenuantes para el perpetrado crimen artístico y cultural.

Bellmer, con su Muñeca, pretendía denunciar el culto al cuerpo perfecto que estuvo tan de moda en la Alemania nazi pero, como dijo Picasso: el Arte es una mentira capaz de contar una verdad...
                 

20 comentarios:

Miguel dijo...

Por lo menos, esta muñeca es inquietante. El arte yo no lo concibo así, pero hay gustos para todo...

Un saludo.

Gemma dijo...

Hola Miguel,

Este tipo de arte rompe la monotonía estética de la belleza e incurre directamente en el pensamiento, en los sentimientos, en la conciencia. No pienso que sea una cuestión de concebir sino de ver y sentir. No es imprescindible la belleza para abrir ese tipo de canal comunicativo, otra cosa es que te deje indiferente...

Espero que la música te haya compensado el tiempo que me has dedicado.

Gracias.

Anónimo dijo...

El arte es una mentira capaz de contar una verdad desde distintos puntos de vista.

Siempre me han dado "miedo" las muñecas, que uno utiliza con otro fín, que no sea el del simple jugar.

No me gustaría colecionar muñecas de épocas, con sus vestiditos impecables y su cara de porcelana.(Aún pudiendo ser verdaderas obras de arte)Me son tan frias!?
Será que cuando yo jugaba con muñecas, existía otra realidad, el simple hecho de jugar a cuidarlas.

Esta muñeca no me gusta debe ser que representa "otra realidad" mucho menos inocente.

Salut!

Gemma dijo...

Anónimo,

La cita de Picasso la introduje para resaltar la "mentira" que creó Bellmer.

La muñeca no es una muñeca real, es una muñeca que construyó con la finalidad de contar una realidad humana.

En realidad todo lo que pueda decirte es muy subjetivo aunque para mí este tipo de arte tiene como fin la denuncia de un sentimiento social o particular pero no soy psicoanalista...no paso de aficionada :D

Sicilia dijo...

Inquietante y provocadora sin duda.

Cada uno ira transportado a donde su mente se sienta guiada.

Para su época una clara declaración de intenciones y emociones....

Pero me he sentido curioso con sus recuerdos signorina.
Recuerde! puedo hablar de sexo jeje.
Sientese y siga tiene una voz muy agradable y buena conversación.
Mi atrevida Gemma.


Un piacere

Sicilia

Gemma dijo...

Hola Sici,

La curiosidad es una virtud. Para saciarla un poquito más, te diré que esos "recuerdos" son registros personales y sociales, el sexo está en el mundo, en la sociedad, en las culturas; nos reiteramos mucho en el sexo y casi siempre olvidamos hablar de la sexualidad.

He traído todos esos registros a modo de exposición (no te olvides que la cosa va de arte ;D) con eso pretendía rellenar el tórax de la muñeca. Hay muñecas como las de Bellmer de carne y hueso; niñas vendidas, nacidas para casarse, nacidas para complacer a un hombre que las comprará. El sexo está presente en el mundo, en la sociedad, en las distintas culturas...todo esto es entendido como una parte de la sexualidad. Hablamos mucho de sexo y muy poco de sexualidad. El sexo es una ínfima parte de la sexualidad, ella engloba el afecto, el intelecto, los valores, los logros de cada uno, sus frustraciones, todo ello nos caracteriza y le da personalidad a nuestra sexualidad a lo largo de toda la vida, desde la infancia hasta que morimos. El machismo, el catolicismo, la política, la capa de ozono...todo impregna nuestra sexualidad, pero la gente solo habla de sexo.

La Muñeca habla de eso, ahí es donde me llevó mi mente.

Un beso Sici, gracias por tu comentario.

Sicilia dijo...

No comparto del todo su respuesta signorina.

En las relaciones personales de los seres vivos hay mil circunstancias que provocan afecto, afinidad. Es decir, una reacción química que nos provoca una empatia en modo de atracción, deseo, curiosidad o rechazo.

Solo el ser humano puede producir esas emociones sin una acción que las provoque.


Se llama sentimiento y nos diferencia de todas las demás especies. “No es todo sensualidad"

Un piacere y

Un beso curioso

Sicilia.

Gemma dijo...

Querido Sici,

Para que haya sentimiento tiene que haber primero una emoción, para captar una emoción tiene que haber sensualidad, los sentidos la captan y crean una emoción que luego será sentimiento...

Un beso.

Gemma dijo...

No creo que eso nos diferencie de las demás especies dotadas de sentidos...aunque no sabría decirte si sienten las cosas igual que nosotros pero sí creo que tienen emociones y sentimientos.

Sicilia dijo...

Creo que somos los únicos seres capaces de tener sentimientos sin una emoción inicial.

Los animales los tienen muy básicos y producidos por reacciones.

Está usted muy sensual sognorina.
Cuándo un post sobre Gemma? Nos provoca curiosidad!

Un piacere

Sicilia

Gemma dijo...

Bueno, todo lo que sientas sin previa e instantánea emoción es producto del recuerdo o de la memoria, antes tuvo que producirse la emoción para parchear la conciencia y el subconsciente. Se te ocurre algún sentimiento que no esté impulsado por una emoción?

Los animales respecto a nosotros los tienen distintos, no sabemos si básicos, cada vez se descubren más cosas acerca de ellos. El duelo por ejemplo, lo sufren de forma parecida y la ausencia de su amo creo que algunos animales la sufren más que algunos seres humanos, ya ves...

No es que esté sensual Sici, es que yo soy sensual :DDD

No sé, cada vez me cuesta más hablar de mí...tengo las mariposas del alma como decía Santiago Ramón y Cajal refiriéndose a las neuronas...batiéndose por hacer sobrevivir el blog pero me temo que las pilla en mala época Sici.

Un beso y gracias por tu interés.

Dr.Mikel dijo...

Fuera de contexto no entenderia que fuese una obra denuncia, aunque tambien el arte puede ser una verdad capaz de contar muchas mentiras, sobre todo si este va unido a lo puramente comercial como la mayoria de los galeristas actuales.
Bsos.

Gemma dijo...

Depende del nuevo contexto...que tenga distintas acepciones no desvirtúa la idea inicial del artista creo que le da prestigio a su obra surrealista.

Desde que el consumismo se adueñó de una parte del planeta algunos artistas han preferido seguir plasmando lo que ven, que no es más que lo que vende...

Besos.

V dijo...

Oi, acabo de darme cuenta de que le he puesto a una entrada, el mismo nombre casi que tú a la tuya. Y es curioso, porque estaba pensando en algo relacionado con esto de la repetición de palabras o.Ô

Bah, bueno, tanto da.

Llevo días pensando en qué es lo que veo cuando miro la imagen de esa muñeca. Y es... vacío. Es lo único que veo. Es fatal.

Besos, Gemma, y disculpas por el plagio sin conciencia :o Igual se lo cambio, que parece que me da hasta cosa.

Gemma dijo...

Ni se te ocurra cambiarlo!! luego te leo sister.

Vacío es lo que me transmite su mirada y su pose...soledad, vacío, desolación...qué tristeza verdad? a ver si me fijo en obras más coloristas y alegres...


Gracias por pasarte querida Vero.

Besetes....muchos, muchos :D

María dijo...

Me gusta todo el jugo que le sacas a la obra GEMMA,
pero creo que como tantas veces ocurre, es muchísimo más valiosa la interpretación que se le hace, que la obra en sí.

Personalmente en este caso, ni me dice nada, ni me inspira nada, ni me conmueve en absoluto, esta muñeca, ni para bien, ni para mal...más allá de su intención revulsiva y provocadora, lo siento, no le veo mérito alguno.

Ocurre que llegó en el momento justo, se expuso en el ambiente y antes las personas adecuadas y ¡¡zaass!! sin saber cómo se convirtió en un icono, como en su día ocurrió con the Campbell soup ;-)

No sé, creo que a veces repetimos más de lo deseable la fábula del traje nuevo del emperador... pero esto, también es sólo una opinión muy personal, reconozco que hay cosas que no las alcanzo a comprender y es cuando me sale la vena crítica, tirando a corrosiva... que espero por favor, no te moleste. Ya te digo, es admirable todo lo que para ti ha dado de sí, sin duda tú has captado el espíritu e intención del artista, algo que yo, no he sido capaz.

También quería decirte ( espero disculpes mi intromisión, sólo es desde el cariño) que en absoluto veas la broma que te ha hecho Novi en su blog como algo peyorativo hacia tu espíritu maternal, sé que lo has tomado con humor, pero porsi, creo que se imagina que serías una madre excesivamente solícita ;-) por tu evidente sensibilidad, por nada más GEMMA. Las que tenemos exceso de eso, solemos ser más preocupadas que el resto, pero no lo dudes ( sé que no:-) tanto Novi, como yo, como cualquiera que te conozca aquí, sabe que serías/ás una estupendísima madre, eso sin duda.




Un beso GEMMA, feliz finde.

Gemma dijo...

No me molesta tu vena crítica María y no pretendo sobre valorar la obra de Bellmer. He aprendido cosas nuevas que no sabía gracias a esta obra, he reflexionado entendiendo su obra y escuchando vuestros comentarios, he leído también críticas de profesores de arte e incluso la he comentado con amigos míos artistas...

Yo no pretendo vender su obra ni convencer a nadie de su valor, me he limitado a expresar lo que me ha hecho sentir. De entre cien fotografías te puedo asegurar que esta sin saber que era icono de nada me llamó la atención. Para mí todo lo humano es belleza, incluyo su no belleza, su precisa imperfección, y es una obra valiente que estuviera colgada en el museo de los horrores lo corrobora. No te creas que le he sacado todo el jugo, no he tenido el tiempo necesario para comprenderla mejor, no he podido hablar de la belleza que transmite gracias a la fragilidad que destila, una fragilidad paralela a lo humano e inhumano porque todo es perecedero, todo se puede romper, corroer y descomponer, el ser humano tiene habilidades específicas para eso, para captar lo bello, para resultar frágil y vulnerable pero también para fragilizar y descomponer, somos grandes creadores y grandes destructores.

María tu intromisión no era necesaria, creo que Novi y yo no tenemos problemas para decirnos las cosas claras, entendí perfectamente su comentario y la forma en que me lo dijo demuestra nuestro grado de confianza, la contestación que yo le dí también se solapa en esa confianza y amistad. Novi sería incapaz de decirme algo peyorativo, ni a mí ni a nadie, tan solo utilicé eso porque me encanta que me mime...

Gracias por tu visita, un beso.

Novicia Dalila dijo...

Ets una molt bona amiga i una grandíssima dona. Moltes gracies, Gemma.

Respecto a la "muñeca", aunque desde luego el entorno social en que la creó el artista se adivina en la obra, creo que el horror y el vacío que a mí me transmite se puede dar hoy mismo. El nazismo fue una etapa de terror de nuestra historia y está perfectamente reflejado en esta muñeca, pero creo que hoy en día, sin necesidad de cámaras de gas, hay personas que viven el mismo miedo, el mismo abuso y el mismo presente destrozado que las víctimas del nazismo. A mí me impacta mucho esa imagen.

Un beso, ma cherie :D

ATB dijo...

A mi la fotografía me impresiona. No puedo decir mucho más sin exhibir mi ignorancia.

Lo que si puedo decir es que creo que cada vez que traes una obra y hablas sobre ella la engrandeces. Gracias Gemma. Un beso.

Gemma dijo...

Estimados Novi y ATB, esta entrada me producía un pelín de tristeza, venían días vacacionales y necesitaba una renovación de aire, así que abrí las ventanas y se coló el sol y la luna...

Gracias por vuestras aportaciones.

Un beso afectuoso para ambos.