lunes, 17 de octubre de 2011

Ellos son el Sol y Ellas la Luna

En los comienzos de la humanidad el hombre era depredador. Pero de pronto la invención de la agricultura vino a alterar profundamente la vida y el destino de la humanidad. El hombre de vagabundo y recolector se transforma en productor y se inventa el concepto tiempo: tiene que pensar en el futuro, labrar y sembrar hoy para recoger mañana. Estos cambios implicaron una revolución en el pensamiento. El hombre toma conciencia de los ritmos superiores que rigen el cosmos: ritmos en lo que también parece imperar en el concepto tiempo. 

La obsesión por propiciar y asegurar la fecundidad de la tierra y de los animales, de la que dependía la supervivencia de la comunidad, empezó a concretarse en unas prácticas religiosas de contenido astral. Estas se centraron en la estrella Spica y la luna. 

En los inicios de la civilización agrícola, hace más o menos 14.000 años, el equinoccio de primavera tenía su punto vernal (o punto del sol en el ecuador celeste) en la constelación que hoy llamamos Virgo y la llamamos así porque aquellos primeros agricultores la relacionaron con la fertilidad, con la Diosa Madre, que andando en el tiempo, ha venido a dar la Virgen o Madre Divina. La mente primitiva asoció, por lo tanto el ciclo agrícola del que dependía la fecundidad de las cosechas, con aquel de la misteriosa estrella de algún modo mágico, la estrella Spica regía la alternancia estacional que hace crecer la espiga. De ahí su nombre, Spica. 

La Diosa Madre se adoraba en muchos lugares en forma de trinidad. Una trinidad que al propio tiempo, era una e indivisible, al modo mágico de algunas religiones más tardías, incluida la cristiana. 

Una de las formas que se explica la trinidad de la Diosa Madre es considerando los tres aspectos de la luna que constituye, el primer símbolo del matriarcado y su fuente de inspiración primera. Había una luna nueva que era el crecimiento, otra llena que recordaba el amor y la batalla y una tercera negra o vieja, la de la muerte o la adivinación. A la primera se le asimilaba el color blanco a la segunda el rojo y a la tercera el negro. Estos son los tres colores que la luna adopta en su deambular por el cielo. En sus asociaciones agrícolas la luna blanca es la cultivadora, la roja la segadora y la negra la aventadora. En su proyección femenina la luna blanca es la doncella, la roja es la mujer y la negra es la bruja. 

Junto a la estrella Spica hemos mencionado a la Luna y la luna también regía las mareas; por lo tanto, tenía poder sobre la lluvia de la que dependía el crecimiento de la espiga. La luna era señora de la vegetación; todavía hoy el campesino aguarda a que la luna esté en cuarto menguante para recoger sus hortalizas o a que sea nueva para sembrar. Pero había más: el cielo lunar de 28 días se relacionaba con el ciclo menstrual de la mujer. Por consiguiente la Luna era señora de la fecundidad en sus más variados aspectos; era femenina. 

La luna desaparecía del cielo, moría y luego volvía a resucitar. La vegetación, que estaba sometida hacia lo propio, siguiendo el ritmo anual de las estaciones. Pero el hombre también moría; por consiguiente su resurrección, su inmortalidad, debía de ser otro poder mágico del astro frío. Donde habitaba la Diosa Madre es normal encontrar el espacio mágico denominado dolmen sagrado, donde la muerte resucitará, que es metáfora de la iniciación Y la iniciada es una mujer como no podía ser menos tratándose de un culto matriarcal y todo ello tiene relación con la maternidad de la mujer, otro elemento fundamental en los cultos matriarcales de la Diosa Madre. 

En los tiempos de los matriarcados, el poder máximo estaba en manos de una mujer a la que denominaban Reina. Pero al igual que a la Diosa Madre, cuyo reflejo era, esta reina necesitaba el concurso del varón que la fecundase asegurando a través de la fecundidad de la tierra, de la que dependía la subsistencia del grupo. Así instituyó la figura del Rey Sagrado. La ceremonia de su designación simbolizaba la unión del Rey Sol con la Reina Tierra y su muerte como miembro de la tribu o clan al que había pertenecido hasta entonces resucitando como miembro de la tribu o clan de la reina. El ritual incluía el asesinato ficticio del Rey durante la ceremonia del baño. El baño es la imagen de la muerte de la renovación. Este también es el origen del bautismo en el cristianismo.
El establecimiento de las sociedades patriarcales trajo aparejado un reajuste en los mitos. Lunares cesa la muerte del Rey Sagrado. Nace el héroe Solar vencedor de la Serpiente o la muerte, tan frecuente en la mitología de los pueblos pastores que originaron entre otras las naciones judías, indoeuropeas y turcomongoles. El héroe solar es el salvador del mundo. Es Teseo, Hércules, Osiris, Minos, Agamenon, entre otros. 

A través de la historia vemos cómo el hombre se encuentra con una dicotomía y es la del solar-lunar; desde el principio el hombre debió acercarse a los dos principios para sentirse protegido por ellos. El hombre necesita abolir el dualismo, intenta trascender su condición humana para reintegrarse en la unidad primordial. La unificación de los principios Lunares y Solares, significa trascender la pluralidad impuesta y acceder a la unidad primordial?

El texto es de Julio Teilhard. Por cierto, alguien sabe cómo encontrar a Virgo en el cielo? 


A la vuelta os leo, estaré fuera toda la semana....


Que paséis unos días estupendos.....muuuuuaaack!!


Os dejo una margarita muy especial por si el cuore os plantea dudas...




Y unas gafas optimistas por si el teléfono de la esperanza comunica....



y si lo que necesitas es relajarte.......dale, dale al play!



Hasta la vuelta, a reveure!

12 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Llévameeeeeeeeeeeeeeee :'(:'(

Pues muchas gracias por traer este texto tan clarito y tan revelador... No tenía ni idea de la base de algunas de las creencias que perduran hoy en día...
Sol... Luna... ¿por qué elegir??? Cada uno tiene su función y su encanto y no es obligatorio renunciar a ninguno de ellos...


Un beso, Gemma. Pásalo fantásticamente. Te espero por aquí :D

p.s. tráeme aaaaarrrrrrrrrrgo :P:P

Enric Pérez dijo...

Luego las tradiciones judeocristianas se encargaron de colocar a la mujer en su "sitio" y el catolicismo acabó sojuzgando a la mitad (femenina) de la población. Y en esas estamos aún. Por suerte hay mujeres estupendas como tú que nos traen palabras y textos tan interesantes.
Hacia días que no pasaba, mea culpa, pero es que esta modernidad no deja tiempo para nada. Eso sí, la sorpresa de la cabecera del blog es maravillosa, lo que me hace pensar que estas viviendo un momento álgido de expansión y eso me alegra.

Bon viatge i molts petons.

LOLI dijo...

Que preciosa está tu casa!!!!!

No tengo tiempo de disfrutar tu entrada,quiero leerla tranquila y con tiempo porque me da a mi que es preciosa.
Vuelvo en cuanto pueda prciosa y me voy con la cosa de que no me quiero ir,quiero leerteeeeee!!


BESOSSSSSSSSS ♥

Sicilia dijo...

Así que el Sol y la Luna eh?

Acabas de joderme lo de las abejas y el polen de toda mi vida, toda la EGB a la basura jajaja.

Si Rouco te escuchara, me suena a historias paganas. Con la cara de buena que se le ve.

Pero, creo entender que somos medias naranjas de algo, yo quiero creer que somos naranjas enteras.

Que somos Soles y Lunas a la vez, Que somos planetas y satélites completos

Me encantara compartir un café en mi bar, pase cuando guste.

Será mi Estrella invitada..

Besos muchos


Sicilia.

Miguel dijo...

¡Qué cosas tan bonitas se encuentra uno por estos blogs amigos. La luna, y el Sol, son astros que siempre han marcado la existencia de la humanidad. Y hoy también son referencias de la vida cotidiana, lo que pasa es que ahora se miran desde otro punto de vista.

Un beso.

Gemma dijo...

Querida Novi,

Estoy contigo, yo tampoco me decanto por uno más que por otro, ambos me fascinan en sus distintas proyecciones y facetas. Aunque por razones de necesidad pase más tiempo disfrutando del sol, yo necesito trabajar de día, rindo muchísimo más si me despierto con el sol. Creo que me deprimiría si mi jornada laboral empezara con la luna. Me encanta además ver un despertar matinal pluralizado, me motiva un montón. Las primeras horas de la mañana tengo mucha energía y buen humor. Con la luna en cambio me encanta relajarme, aunque en vacaciones o los fines de semana me gusta acompañarla con diversión.

Besos cherie y gracias por guardarme la maison. Hasta el domingo no estaré al cien por cien con vosotros, aunque sabes que un pedacito de mi corazón siempre está ahí. Bona nit bonica.

Gemma dijo...

Hola Enric,

Espero que dejen de buscarnos un "sitio" porque nuestro sitio está muy bien definido, los que no lo acepten todavía es que están en otro mundo, sin duda.

Me alegra tu visita y que te haya resultado interesante espero que sea motivo suficiente para dejar un poquito la modernidad de vez en cuando :DD

Un besazo solete!

Gemma dijo...

Pero Loli, se puede saber dónde vas con tanta prisa? me estoy perdiendo algo? :DD

Un beso gordo!

Gemma dijo...

Hola Sici,

Medias naranjas...:D

Yo no creo mucho en eso ya, me gusta que cada uno admire y respete las cualidades (virtudes y defectos) del otro, me gusta más la idea de compartir que encajar, de hacerse compañía y de darse apoyo, algo más fundamentado en los valores de la amistad. Y en todo caso me gusta más hablar de almas que de frutas, yo las frutas me las como :DD

El domingo pasaré por su bar, encantada además de compartir taburete, silla o sofá :D

Espéreme!

Gemma dijo...

Hola Miguel,

Lo mismo pienso yo cuando voy a vuestras casas, exactamente lo mismo, no te quepa duda de que por eso voy y lo seguiré haciendo :D

Es cierto que se miran desde otro punto de vista, pero para un campesino o un marinero siguen siendo sus relojes y Gps, y a mí me gusta introducir esas prácticas a mi vida, son cosas que nos brinda la naturaleza, mensajes divinos :D

Un beso solete!

LOLI dijo...

No te pierdes nada,jajaja es que estoy muy liada ;)

Que interesante!! Me gustan muchisimo amb@s y disfruto admirandol@s,bueno el sol hay que tener cuidadin para admirarlo...pero lo necesito mucho,cuando se tira muchos dias nublados me da un bajon que tela.Y la lunaaaaa ainsssss tiene tantos formas y tantos colores...no hace mucho estaba grandisima y rojiza y es que me encanta de verdad de la buena ;)

GRACIAS POR COMPARTIRLA.Bsos.♥

Por cierto y tu no tienes face o Twitter? Venga animate que no veas lo unido q nos sentimos ...como mas cerca todavia que por aqui...Vienes?

Gemma dijo...

Gracias a ti Loli, por tu cariño y atención. No sé si me voy a animar con el twitter de momento no me llama la atención y es que tengo casi todo mi tiempo extra agotado...con el blog de momento tengo más que suficiente. Pero bueno, igual os saludo un ratito un día de estos, ya veré. Gracias por invitarme.

Un beso, Lolita :*