sábado, 26 de noviembre de 2011

Cuando nos perdimos


Era un día muy frío del mes de noviembre. El invierno asaltó al otoño de repente y se lo quitó todo con una nevada y una fuerte ventisca; en pocas horas, los ocres, los calderos, los burdeos, la intensa gama de amarillos, los verdes de agonizante clorofila y todos los tostados volaron violentamente por encima del paisaje mientras la nieve cuajaba las ramas de los árboles desnudos y  blanqueaba la espesa hierba enraizada al duro suelo. Ningún animal de sangre caliente se cruzó en el acosado paisaje,  todos parecían haber abarruntado el inminente asalto de las crudas manos del invierno y sus inhumanas exalaciones.

Por la mañana, tras su imperante e inquisidora conquista, el cielo invernal sonreía relajado con sus dorados rayos transparentes exaltando el azul ceniciento. Silencioso, apacible e  impecable el aire se filtraba gélidamente en nuestros cuerpos acelerando nuestras piernas con brío juvenil  hasta la pronunciada pared de piedra caliza. Nos pusimos los arneses y los pies de gato y cogimos la vía que nos llevaría verticalmente a la cumbre. Él siempre iba primero, era el único sitio en el  mundo donde se saltaba la regla de "las damas primero", yo, desde abajo, tras él, vigilaba y estudiaba atentamente sus pasos, seguía sus tendones de aquiles hasta la cumbre de la montaña como si fueran el faro que legitima "tierra a la vista", lo seguía hasta que llegaba a la reunión (lugar de la vía calculado según la longitud de la cordada donde se asegura poder llegar a la cumbre sin dejarse la vida por el camino) y hasta el fin del mundo. 

Cuando llegábamos a la cima, en silencio contemplábamos el mundo y nos abrazábamos con la certeza de ser inseparables ante Todo. Desde allí divisé a vista de pájaro el nacimiento del  río que transitaba por todo el valle serpenteantemente entre los árboles saturados de nieve...
"Podríamos bajar haciendo un rapel por la otra cara y en un paseo llegar hasta el nacimiento del río, me gustaría verlo...".
"Se nos hará de noche, pero si nos apresuramos tal vez nos dé tiempo". 
Sonreíamos cada vez que nos mirábamos...
Descendimos hasta el valle y con la punta de los dedos tocamos el agua helada, recién nacida. Me besaba largamente los dedos, las mejillas heladas y los labios con una dulzura hipnotizante. Sin darnos cuenta olvidábamos el frío, el cansancio, la vida, nada parecía existir más que nosotros. Cuando abrimos los ojos vimos la noche caída encima de nuestras mochilas desprovistas de linternas. 

Estábamos bajo cero y casi a cero de energía... la imposibilidad de regresar transmitiría un alarmante mensaje a nuestros padres. No había cobertura de móvil y el coche estaba a unos cuantos pares de kilómetros...en medio de aquella oscuridad los grandes precipicios de profundidad abismal se hacían invisibles.

"Es muy peligroso regresar y para colmo hoy la luna no saldrá"...mi amado faro comenzaba a apagarse, sufría  y estaba enojado por haber dejado que me perdiera con él. Yo también sufría por nuestras familias, estaba segura que mi padre a las nueve y media de la noche, estaría cuadrando a todos los mossos y bomberos del país...eran las seis de la tarde, todavía no estarían sufriendo...

"Llevo un mechero, tenemos que intentar hacer una antorcha y buscar el camino" le dije.
"No ves que no prenderá jamás con un triste mechero? y si lo hace ya te digo que no se mantendrá encendida, está todo helado, mojado y no podemos permitirnos quemar la única ropa que nos resguarda del frío"...cada vez estaba más enfadado y además sabía que estaba pensando lo mismo que yo...que las piernas se nos estaban congelando y que caeríamos rendidos, agotados y exhaustos encima de la nieve...

¿Tienes mucho frío? me lo preguntaba con la mandíbula traqueteante mientras me cogía de la cintura...
"Só lo u un poco", le dije sin poder dominar la voz entrecortada...y me abrazó muy fuerte, no paraba de decirme "lo siento", "perdóname"...sentí su miedo y me asusté mucho, de repente me invadió una sensación  claustofóbica, sentía que el valle se nos estaba engullendo, atrapando en sus fauces heladas...

"No tenemos nada dentro de las mochilas que nos ayuden a pasar la inclemencia que nos espera...y estoy muy cansado y tú debes de estarlo...cómo he podido dejarme la linterna...??"

"No te lamentes nada cambiará de momento la situación, podríamos ir retando el suelo hasta encontrar una suite con chimenea...seguro que las tienen con vistas panorámicas y con el techo de cristal para que podamos contar todas las estrellas que se atrevan a brillar...y en cuanto salga el sol nos pondremos en marcha hasta el refugio y desde allí mandaremos un mensaje a nuestros padres...va, venga!!"

El refugio está en dirección opuesta al coche y por favor, no me repitas más lo de hacer fuego...

Pero aunque esté opuesto está más cerca y es preferible ir en dirección opuesta si eso nos permite avisarles cuanto antes, además una vez sepan que estamos fuera de peligro podremos recuperarnos un poco, calentarnos con una sopa instantánea de esas que tanto te gustan (las detestaba), o con un té muy calentito..."

Sí pero primero hemos de pasar la noche...tus padres me van a matar, ya no dejarán que me case contigo...

Casarnos? pero por qué? jajaja

Porque yo quiero.

Ah, vale...

Vale? no me vas a decir que sí, que tú también quieres?

No hasta que no me des alguna pista de cómo será nuestra luna de miel...

Ahora!?

Sí, ahora, se te ocurre algo mejor?

La noche más fría y lenta de nuestras vidas la pasamos encima del hielo bajo un cielo completamente inundado de estrellas. Nos estiramos en el suelo y juntamos nuestros cuerpos en un hermético y profundo abrazo. Al principio el frío era insoportable, tiritábamos poseídos y él me decía, "sigue hablando.." y cada vez que el cansancio me vencía cerraba los ojos y él entonces, agotado, me besaba...hasta que dejamos de hacerlo...














21 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Un final muy dulce, desde luego. Dicen que morir congelado es una de las muertes más dulces, porque te vas durmiendo mientras no te enteras de que en realidad te estás muriendo congelado... Pero un final al fin y al cabo. Demasiado triste para una vida conjunta que está a punto de empezar y que promete mucho y bueno.
Según tengo entendido, un escalador "de verdad" jamás arriesgaría hasta ese punto, y menos teniendo bajo su responsabilidad a alguien que no está tan preparado como él... Me alucina tanto como pena me da cuando las expediciones a las grandes cumbres tienen que desistir y pegar media vuelta a escasos metros de la cima porque comprenden que las condiciones climatológicas anticipan una muerte casi segura.
Esta vez ya no tiene remedio, pero yo que ella, en la próxima vida, me buscaría un hombre menos pasional y un poco más racional :P

Me ha encantado como has descrito el paisaje y como el invierno va engullendo sin piedad el colorido otoño con su monocromático manto. Precioso, sí señora :D

Un beso fuerte, ma cherie.

V dijo...

Mmm... me gusta el final. Parece que no fue ese lugar, el único en el que debió saltarse eso de lo de las damas primero.

Un besote, Gemma.

Gemma dijo...

Hola Novi y Vero :D

Lo de la muerte dulce por congelación tiene que ser una falacia como la copa de un pino porque antes no se congela todo el cuerpo el dolor que tienen que sentir en las piernas y en las manos tiene que ser brutal. Según contaba un escalador al cual le amputaron los dedos de ambas manos y un pie tras sufrir gangrenas por congelación el dolor era insoportable, estamos hablando de un nivel de hipotermia grave en el que las manos y las piernas se dejan de sentir y en las que eres incapaz de mover las extremidades porque estás sepultado. Piensa que en ese lento proceso el cuerpo sigue manteniendo además sus funciones de eliminación, de modo que si tienes necesidades fisiológicas y las piernas no te responden te las harás encima...el tórax lentamente se va paralizando y la respiración se hace agónica, si todavía estás consciente a parte del dolor sientes que no puedes respirar, y el pulso comienza a fallar, y antes no pierdes la consciencia pierdes la realidad real, te sientes desorientado y confuso...nada tiene de agradable una muerte así, seguro que no. ;-(

Eso de la muerte dulce es un tópico infundado por el efecto de la sonrisa, según dicen los cadáveres presentan una expresión de serenidad tras la muerte, algunos adquirían esa sonrisa en el rigor mortis, no sabría contarte por qué, no tengo conocimientos médicos ni forenses para explicarte de donde proviene el tópico Novi, pero que de dulce me temo que nada de nada,seguro.

Y bueno el post de hoy es la historia real de una pareja que compartían aficiones, que se querían, que se casaron y que se despidieron como amantes pero que todavía hoy conservan una gran amistad, espero que eterna como ese abrazo. No sé si lo habéis entendido así pero me alegra que os haya gustado este relato.

Sí que era ese sitio el único Vero, ninguno de los dos murieron, él no la dejó pasar primero ni ella a él tampoco, se dijeron adiós dulcemente, con mucha pena pero sin dramatismos, las buenas experiencias y las malas consolidaron una gran amistad.

Gracias a las dos, The Kiss...es la música que sonó el día que la novia dijo "si quiero" delante de todos los presentes :D

Es bonito compartirlo con vosotras cheries...

Besotes a las dos :D

V dijo...

Ok, ahora entiendo mejor. Gracias por la aclaración. Me descolocó que estuviese escrito en primera persona.

Y me alegro por ellos, la verdad. Mejor así que un sucedáneo insulso de lo descrito, o algo peor.

Un besote para ti también :D

Gemma dijo...

De nada, gracias a ti por volver.

Bona nit ;**

Novicia Dalila dijo...

Desde luego que si es así, como lo has descrito, es preferible morirse de cualquier otra manera excepto achicharrado o ahogado :S...
Siendo real, me parece una historia más preciosa aún... Es muy difícil que el resultado de una separación sea tan amistosa y eso dice muchas cosas buenas de ambos.

Un beso, ma cherie
Hace frío por tu "aquí"??? Aquí hace un bris del copón :S

Miguel dijo...

Me ha entrado frío con solo leerlo. Y también una ligera angustia de saber lo que podría haber pasado. Pero el final fue feliz ¿no?...

Besos.

Anónimo dijo...

Siempre he pensado que dice más de las personas el saber terminar una relación , que el empezarla.

Châpeau para "ellos".

Una gran relación de amistad a veces es más gratificante que algunas relaciones de pareja y no deja de ser una bonita relación de dos.

Bona nit!!

Sicilia dijo...

Bueno yo discrepo.

He visto finales mas felices jejeje.

No me parece una historia bonita, morir por no llevar una linterna ,para ver el camino.
No debo estar romántico.

Los besos no curan Gemma!

Un piacere

Besos inofensivos

Sicilia.

Gemma dijo...

Gracias Novi, pero es que después de 22 años y medio lo que no se comprende es que no quede nada de cariño ni respeto...desde los catorce años con él...no puedo borrar eso con nada malo, pienso que a ti también te pasaría igual.

Un beso muy muy fuerte :D

Hace frío pero tampoco nada que no se soporte con un abrigo y un poquito de calefacción por las noches. Abrígate que allí supongo que es un poco más acusado el descenso de termómetros...

Gemma dijo...

Sí Miguel, fue feliz de otro modo me hubiera costado mucho poner esa foto...

Besos y anda abrígate que sólo te faltaba estar con la puerta de tu casa abierta :DD

Gemma dijo...

De momento lo es Anónima/o, la amistad es fundamental para mí, la que crece contigo y sigue a tu lado.

Besos

Gemma dijo...

Sici, no pasa nada. Cada uno tenemos una forma de entender el amor y el romanticismo.

Lo que no entiendo yo es que los besos no te curen, a mí me dejan un cutis brillante como un jaspe :D

Y me quitan todos los males habidos y por haber :D

No más nada...

ATB dijo...

Pero

¿Qué necesidad hay de irse tan lejos, a los precipicios, al hielo... con lo bien que se está en casita, ahí, calentitos, en pantuflas, en el sofá con un librito, o en la camita, o haciendo comiditas en la cocinita?

Claro, luego pasa lo que pasa.

No lo entiendo :))

Besino.

Dr.Mikel dijo...

Lo peor de cualquier muerte es ser consciente de que te estas o te vas a morir.
Yo nunca me he muerto por frío, pero si he tenido sintomas graves de hipotermia.
Lo cierto es que las extremidades duelen mucho, la piel se acartona por falta de oxigeneo de los tejidos afectados.
Pero lo peor no es cuando duelo, lo peor viene cuando ya deja de doler ya que se produce la muerte celular por falta de irrigación sanguinez alos tejidos afectados por el frío.
Bsos pirinaicos.

Enric Pérez dijo...

A pesar de ser más amante del frío que del calor, me parece que morir a causa de ambos extremos no debe ser nada agradable, ni aún cuando la muerte sea metafórica. Yo secundo las palabras de aquel que cuando le preguntaron, llegado el caso, de qué preferiría morir dijo que, si no había más remedio, de aburrimiento ;)

Gemma dijo...

Pues eso mismo nos dijo mi padre aunque él no dijo lo de la camita y además empleó un tono como más enojado...tuvimos que esperar la llegada de la primavera...no leímos ni nada... :D

Besinos

Gemma dijo...

Si es que la inconsciencia es la clave de una muerte dulce.

Siento que hayas padecido ese dolor Mikel. Me he quedado con las ganas de conocer esa historia...ya me contarás un día que tengas ganas de recordarlo...

Besos mediterráneos :D

Gemma dijo...

Ahora Enric, no tengo claro si tu aburrimiento también es metafórico :D

Yo si he de morir prefiero que sea después de un beso largo :D

Te dejo dos cortitos ;)

ONDA dijo...

Pero es autobiográfico? y porque la foto del final?

En cualquier caso está fenomenalmente escrito me recordo un poco a la escena final del Boligrafo de Gel Verde, por la capacidad de poner en situación al lector.

Enhorabuena

Gemma dijo...

Nunca me ha gustado admitir que lo que escribo es autobiográfico al cien por cien, en todo teclado hay un cerebro que piensa, un corazón que siente y una parte de imaginación irreal pero no por eso menos intuitiva de la realidad.

La foto es un nexo de la última metáfora del relato...es como lo de tener las manos frías en una iglesia. Lo de que "dejamos de hacerlo" me refiero al matrimonio, a que se dejaron de besar...la foto ilustra un matrimonio extinguido socialmente puesto que ya no están, legalmente no pueden reclamar que son esposos aunque ese abrazo parece que tenga que ser eterno...

Gracias ONDA.