Ir al contenido principal

Il Vento

Se va,
todo se va.
No lo podemos frenar.
Todo lo que se va,
tiene que irse.



Las imágenes han dado la vuelta al mundo. Hace unos días Marco Simoncelli perdió la vida en la carrera de Sepang en Malasia.
Mis retinas se quedaron congeladas en la curva número once del circuito, presenciando una absurda caída que le costaría la vida....en ese fatídico instante, un escalofrío recorrió mis piernas de arriba a abajo y una sensación pétrea se instaló en mi cuerpo durante varios minutos, me quedé literalmente "pillada" en esa curva, de hecho creo que todavía no he salido de ella. Día sí y día también esas imágenes regresan a mi mente en cualquier instante del día y es que,  pasarán días, antes no me quite de la cabeza a Simoncelli y a su familia.

Su juventud y sus ganas de vivir fueron motivos totalmente estériles en ese último segundo en que todo terminó para  Supersic.

Hace tiempo que he aceptado la apariencia de la muerte,  lo que no logro superar es ese último segundo, brutal, irreversible y titánico que nos llena de impotencia, una impotencia teñida de rabia y de dolor...ese último segundo que sentencia que nada importa nada y menos, todo lo que hayas hecho o hayas dejado de hacer para vivir. En un segundo, todo lo que has aprendido y todo lo que te queda por aprender, todo lo que amas, todo lo que has sudado, luchado, batallado y celebrado, llorado, codiciado o soñado...todo, absolutamente todo...se va!, ya puedes ser un ángel o no lucir una alas angelicales, a ella, a la vida,  no le supone nada lo bueno o lo malo que hayas sido, ni el bien que hayas hecho,la vida es sensiblemente imparcial en el último segundo.

No, no es la muerte lo que a mí me destroza el alma, a mí lo que me mete en un agujero negro por unos días es pensar en toda la vida que se ha quedado en esa curva...su sonrisa, sus ganas de comerse el mundo, sus amigos, su novia, sus padres, su familia...y hay tantas y tantas curvas y rectas...ramos de flores que nos cruzamos colgados en un poste, flores frescas que nunca se marchitan, que gritan con su frescura viva el dolor de una ausencia inolvidable, esas vidas rotas que no vemos romperse pero que ahí dejan familias huérfanas, padres muertos en vida...amigos con el  alma fracturada para siempre como dijo la madre de Valentino Rossi.

No, cuando pienso en la muerte ya no pienso en el claustofóbico ataúd,  ni en la mesa fría del forense,  no pienso en las estatuas aladas ni en los cipreses que llenan de paz e intimidad un cementerio...yo ya no le tengo miedo a la estética pacífica de la muerte ni a su antiestética intimidad, a mí lo que me da fobia, pánico, terror, miedo e impotencia supina es lo drástica que llega a ser la vida, lo tajante y prepotente que llega a ser con todos nosotros cuando decide que se terminó, en un segundo de arrebato letal, porque sí...

Con su pelo revuelto que le daba el carácter de un león arriesgado y valiente, un metro ochenta y dos centímetros de estatura, setenta y seis kilos, veinticuatro años y una sonrisa que la vida le quitó con la misma imparcialidad con la que se la dibujó. Nos dejó. Se fue.



Tremendo ciao, SUPERSIC...

Entradas populares de este blog

La Armonía de las Esferas

En un remoto día,  Pitágoras, cogió la cuerda de una Lira y descubrió que pulsada al aire producía un sonido (nota) y que si dividía a la mitad la longitud de la cuerda, la nota era exactamente la misma, pero una octava más alta, más aguda. Seguidamente comprobó que si dividía en tres, en cuatro, o en cinco partes la cuerda, la armonía se mantenía.

Al mismo tiempo observó que si las fracciones no eran simples el sonido que se escuchaba entonces era disonante y se rompía la armonía. Este método es el que se sigue usando hoy día para afinar los instrumentos de cuerda.

Las matemáticas para la escuela Pitagórica eran fundamentales para explicar la estrecha relación entre los números y el arte (música) . Los pitagóricos estaban convencidos de que en los números estaban todas las cosas, desde las más pequeñas de la tierra, hasta las más lejanas del Universo. Fueron ellos los primeros en decir que los planetas son esferas y que la tierra gira alrededor del fuego que produce la noche y el dí…

El secreto de los Dalí

En el año 1929 en una idílica cala del Cap de Creus, Dalí confesó su irrefrenable amor a Gala y ella, inmediatamente, le contestó: "a partir de ahora no nos separaremos nunca más".  XXI años después posaban así de juntos en su casa de Port Lligat. 
Port Lligat 1950
Llamo a mi esposa: Gala, Galuxka, Gradiva, porque ha sido mi Gradiva; Oliva por el óvalo de su rostro y el color de su piel; Oliveta, diminutivo de la Oliva, y sus delirantes derivados: Oliueta, Oriueta, Buribeta, Buriueteta, Suliueta, Solibubuleta, Liburibuleta, Ciueta, Liueta. También le digo Lionette, porque ruge, cuando se enfada, como el león de la Metro-Goldwyn-Mayer; Esquirol (ardilla), Tapirus, Pequeño Negus, porque se parece a un animado animalito selvático; Abella (abeja) porque descubre y me trae todas las esencias que se convierten en la miel de mi pensamiento en la colmena ajetreada de mi cerebro. Me trajo el raro libro de magia que había de nutrir mi magia, el documento histórico que probaba irrefuta…

Mother

Una lágrima puede ser como un océano de grande. Sin embargo, ninguna lágrima podría sofocar un incendio en medio de un bosque.

Cuando hablamos de desastres naturales, nos referimos a lo que sucede tras un tornado, un tsunami, un huracán, un terremoto o la erupción de un volcán, todos ellos fenómenos de la naturaleza, sucesos que el hombre no puede mitigar ni evitar.  Pero la humanidad atenta, contamina y pone en peligro a su Madre. Mientras unos juegan con la radioactividad, Ella se activa en cualquier radio. 




Se revela y juega con nuestros instrumentos de mediciones y tablas periódicas.
Ella y Nosotros, sus útiles y nuestros utillajes en absoluta sinergia...



......con Dios?



.
Sabías que...
Una erupción límnica es la repentina liberación de gas asfixiante o inflamable de un lago?. Y que hay tres lagos en todo el mundo que pueden liberar esas cantidades de gas, letales? Pues sí...  En 1986 una erupción límnica de 1,6 millones de toneladas de CO2 del Lago Nyos (Camerún) asfixió a 1.800 personas …