martes, 24 de abril de 2012

Ophelia

                                                                  1958-Ophelia


Sus largos cabellos cobrizos languidecían en las silenciosas y tranquilas aguas del río. Su pecho flotaba en el cauce subyugando su alma marmórea y en sus pupilas, las nubes plomizas del cielo corrían los gloriosos escenarios azules donde su pensamiento se ausentaba en lo más remoto. Balanceó su aura en la cuna de la muerte, allí donde apenas se escuchaban los ecos de su existencia.

12 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡Ya me gustaría a mí morirme así de serena y de reguapa¡¡¡ Pero me temo que mi muerte no va a resultar tan poética....

Un beso fuerte, ma cherie

Sicilia dijo...

Me asustó un poco la frase de "la cuna de la muerte"
Supongo que la asociamos a la vida, si??

Una visión muy amable y poética sin duda, del peor momento de la vida.

Un piacere y besossssss

Sicilia

Gemma dijo...

Es muy difícil, adivinar cómo será ese momento en nuestras vidas. Yo de vez en cuando, necesito pensar un poco en ello, aunque espero que tarde mucho en venir a buscarme, cuando venga quiero que sepa que no me pilla desprevenida. Cuando nacemos hay alguien que nos ayuda a nacer, una madre que empuja y te alumbra, unas manos profesionales que asisten a la madre en ese impresionante y delicado momento...cuando morimos es más difícil que alguien nos acompañe y lo digo, recordando a mis seres... la mayoría de ellos se fueron solos. A mí me alivia pensar que lo mío será íntimo y discreto.

Voy con Sici, que ya se me termina el rollo :D

Sorry, ma cherie. Me gusta mucho este pintor, muchísimo!

Un besazo!

Gemma dijo...

Sí supongo que lo asociamos a la vida, pero yo al escribirlo pensé en la dulzura que hay en torno a la cuna, en la seguridad, en la tranquilidad de saberte acunado.

No sé si es el peor momento de la vida...nadie regresó para contármelo, y yo me temo que tampoco podré hacerlo. Es el más definitivo. Un punto y final. Mi ser o no ser...

Besos Sici, el piacere sigue siendo imperecedero mientras vivamos... Si? :D

V dijo...

(...)
-¿De verdad? ¡Estupendo! Ya empezaba a aburrirme. Porque, fíjate,encontré lo que buscaba. Era muy sencillo, no sé cómo me costó tanto.

-Y... ¿qué buscabas?

-Te va a parecer una tontería. Son esas cosas que... A la mayoría dela gente no le interesa el asunto, pero a mí me ha tenido obsesionado. Deben de ser manías mías, ya sabes que soy un poco raro... Verás, queríasaber en qué consiste de veras la buena suerte. No me refiero a tener devez en cuando un buen golpe, una racha afortunada, no. Yo quería saberen qué consiste el premio gordo, la Buena Suerte con mayúsculas, la deverdad, la definitiva. Al principio supuse que debía de ser la belleza...

-¿Cómo la belleza? ¿Qué belleza?

-Pues ya sabes, tener belleza o ser capaz de producir belleza. Labelleza es lo que convence sin tener que dar explicaciones: lo irrefutableporque no hay que argumentar. ¿Puede uno tener suerte mayor que serdueño de la belleza? Pues luego me di cuenta de que sí, de que hay algomás allá... algo mejor, indudablemente.

-¿El amor? -apuntó el Doctor, acordándose de Siempreviva.

-¡No, hombre, qué cosas se te ocurren!

-Pat pareció regocijarse conla sugerencia-. ¡Menuda zozobra, el amor! Más que buena suerte se parece a una maldición. No, la gran suerte, la mayor suerte, la definitivabuena suerte es la muerte por sorpresa.

-No te entiendo -se asombró el Príncipe.

-Sí, claro, la muerte furtiva. La que llega de repente, sin aviso nipreámbulo, sin padecimiento.

- Sicut latro... -murmuró el Profesor.

-No la tememos cuando se acerca, no la notamos cuando se cumple. No me cabe duda de que ésa es la mejor suerte de todas. ¡Lástima queuno no pueda darse cuenta de ella precisamente cuando nos beneficia! Aunque, claro, si nos diésemos cuenta ya no habría tal suerte. En fin...



Ojalá yo tenga esa suerte. Ojalá muchas personas la tuvieran.

En realidad es un poco como lo que describes, pero me da que esa será una certeza que sólo tendremos una vez en la vida, y que no puede compartirse.

Un besote, Gemma.

Miguel dijo...

Ese tema, el del tránsito a la muerte (o a la otra vida) es un tema delicado y casi diría que tabú. La gente no quiere hablar del tema. Pero es algo que está ahí, que es consustancial a la vida, y que a veces, como en este post, se nos presenta rodeado de bellas imágenes.

Un beso.

Gemma dijo...

Bonito fragmento Vero, gracias por traerlo, expresa otro punto de vista que también me parece lícito pero la suerte a mí me da mucho que pensar...siempre he creído que la suerte no se busca, que si lo haces jamás la hallas. En ese aspecto es sorpresiva como la muerte. Aunque pienso que hay algo más mágico en la suerte que todavía no he logrado descifrar.

Un besote y espero que antes de encontrar esa suerte sigas disfrutando la vida plenamente.

Gemma dijo...

Yo pienso Miguel que es un tema delicado como dices pero me resulta necesario hablar de ello, compartirlo es la mejor forma de encauzar la vida hacia el mismo lugar, irremediable, pero de una forma natural como lo es la auténtica belleza.

Un besote.

Anónimo dijo...

Es la crónica de una muerte anunciada desde que nacemos.Algunos por circunstancias de esta vida más anunciada que otros, pero yo diría que la suerte està en el "no sufrimiento" ante ella, la muerte no siempre es sorpresiva, a veces se ve venir, y la lucha por esa vida es algo que sale del interior de cada uno, una fueza más o menos fuerte y a veces tan débil que uno se deja o debe dejarse morir con serenidad ,con tranquilidad..
El sufrimiento para mi es lo peor!

Mientras tanto "Bon instant"! (Es lo único que tenemos)

Gemma dijo...

Sí Anónimo, un bon instant és potser una alternativa a la sort.

Petons.

Sergio DS dijo...

Ni aún así la muerte se percibe bella.

Gemma dijo...

La muerte siempre nos parecerá antiestética, aunque hay que reconocer que el pintor le ha dado pinceladas magistralmente bellas.

Gracias por tu comentario, entiendo que toda la belleza la captes de la vida. En realidad mis recuerdos son tan bellos que me asfixian.