domingo, 6 de mayo de 2012

Apuntes de Filo

A veces me pregunto, qué seríamos sino tuviéramos aquello que nos capacita para sentir placer. Independientemente de nuestros gustos, de nuestra filosofía de vida, de nuestra fe o religión,  todos necesitamos experimentar diferentes grados de placer y éstos, no siempre serán parecidos, necesitados, deseados, conseguidos ni guiados de igual forma respecto a los prójimos. Epicuro de Samos que era clarísimamente un antimasoquista de la leche, apuntó a los egocéntricos cirenaicos y durante siete siglos de historia, al resto de los mortales, que "el placer, es la ausencia de dolor". Esto que parece tan simple, llevado a la práctica en realidad no lo era tanto, puesto que conllevaba el virtuoso trabajo de hacer desaparecer el dolor, dolor humano implícito con el sufrimiento o con alguna aflicción, por tanto, los epicureístas no materializaban el placer exclusivamente con la satisfacción instigada por la excitación que conlleva completar un deseo o una necesidad sexual, sino que en su filosofía, el producto se multiplicaba, de manera que siendo algo más racionales, se podían experimentar diversas formas de placer.

Se me ocurre poner un ejemplo aplicando las filosóficas respuestas...

Persona con fuerte dolor de espalda.

Según la versión cirenaica del placer:  Esa persona pagará a alguien para que le de un masaje.

Según la versión epicureísta del placer: Recurrirá mentalmente al "no hay dolor", puesto que según epicuro hay que recurrir a la forma más económica de satisfacer deseos innaturales.

Conforme avanza la humanidad, es claro comprobar la ausencia de virtuosismo teniendo en cuenta, que la mayoría pagaría para que alguien le aliviara el dolor de espalda, aunque tal práctica, cargara la musculatura del masajista.

Dos siglos antes del veinte, algunos filósofos británicos propusieron una doctrina universal: el utilitarismo. Este comportamiento humano tiene como finalidad conseguir el placer con el bien social, se sustenta moralmente en la búsqueda de todo aquello que proporciona y favorece el bienestar de un mayor número de personas.

El dinero, el poder, la fama, el prestigio, y otros deseos que proporcionan placer porque colman deseos, en realidad según Epicuro, son deseos innecesarios e innaturales y los utilitaristas, los de ahora, los que tanto se jactan de estar a disposición de los demás y actúan siguiendo la doctrina de los filósofos ingleses, no veo yo que hayan  conseguido sino a través del dinero y del poder que tal doctrina sea realmente un placer pluralizado, es obvio que  en ausencia de estos instrumentos, la humanidad entera deja de gozar automáticamente.

Y esto es así, incluso para el ejemplo antes citado, en la versión utilitarista, al aplicarla, se suprimiría el dinero y se masajearía recíprocamente con el masajista. Sin embargo, algo me dice que no habría  una satisfacción plena y pluralizada, apuesto a que más de un cónyuge destrozaría de facto el utilitarismo colocando la maleta del cónyuge masajeado gratuitamente dentro de  un utilitario con rumbo perdido, precisamente porque al ser gratuito levantaría insanas sospechas de infidelidad. Es evidente que vivimos amalgamados al céntimo.

Realmente el pueblo tuvo que inventarse algo para estos grandes males,  "haz el bien y no mires a quien" no tiene el peso razonado de un filósofo griego pero no se me ocurre nada mejor.


9 comentarios:

Dr.Mikel dijo...

Muchas gracias Gemma.
Eso mismo le voy a decir a mi vecina del adosado de enfrente cuando la vea entrar a su casa.
" Haz el bien, y no mires a quien".
A ver si de una vez por todas entiende que la felicidad son esos pequeños momentos que puede ofrecerte la vida.... en este caso cuando salga el marido, jajaja.
Besos.

Gemma dijo...

jajajaj si, espera a que el marido no esté porque imagínate si te dice que él también se apunta :D

Me hace gracia el rollito mental que te traes con la vecina de vez en cuando...te ha dejado la asistenta o es que también se curra la alfombra de la vecina

:DD


Besos

Novicia Dalila dijo...

Que retorciditos todos y que empeño en encuadrar el placer, algo tan personal, en una norma que sirva para todo y englobe todos los casos posibles.
Yo creo, ma cherie, que cada persona es un mundo y que el placer lo busca y lo encuentra a su manera... Fíjate hasta que punto podemos ser contradictorios, que en uns relación D/s o sadomaso, o parecidos, el placer está precisamente en el dolor (propio y/o ajeno)....

Un beso suuuuuuuper fuerte, Gemma.

Gemma dijo...

Bonne nuit cherie, me alegra tenerte de nuevo por aquí.

En realidad me he autocriticado mucho este post, reducí demasiado el concepto, la idea de que el placer es la ausencia de dolor no está mal, aunque efectivamente no es una afirmación válida para todo el mundo puesto que como muy bien apuntas cada uno tiene unas formas personales de experimentar y de jugar con las formas que humanizan o deshumanizan el placer. Yo cometo quizás el error de pensar que el dolor no es humano, cuando en realidad es tan humano como sentir placer, lo que no termino de ver es que el dolor pueda causar placer, y no solo en el plano sexual, el masoquismo mental me parece igual de perjudicial que el sexual, me refiero a las personas poderosas que no virtuosas que sobrealimentan, engrosan, y sobrecargan de masoquismo puro y duro a la sociedad. En fin no quiero retorcerme, en realidad escribí esto para ver lo que a vosotros os sugería y para contrastar que la búsqueda del placer propio entraña muchas veces sacrificios personales y colectivos, que para conseguirlo a veces inevitablemente hay que sufrir primero. Si ese sufrimiento luego tiene la recompensa de que muchas personas se benefician de ello pues francamente, vale la pena, subsistir por según qué situaciones...lo que pasa es que cada vez más firmemente creo que lo que realmente nos hace ser más felices es como caminamos, lo que vamos estructurando con nosotros, en el día a día, las metas están ahí siempre, la diferencia, lo importante es como vamos hasta ellas. Conseguirlo, tenerlo, gozar no es lo que obtenemos al final aunque muchas personas se beneficien, para mi el auténtico placer se va experimentando lentamente, es lo sostenido del trayecto, culminar ya sabemos que vamos a culminar algún día...pero mientras, ahí te quiero ver, morena :D

Un abrazo requetebesado :D

Que duermas bien, que descanses...

Gemma dijo...

Mikel, tú también que tengas felices sueños.

Gracias a ti, olvidé dártelas...

Miguel dijo...

Yo creo que el placer pudiera estar en la tranquilidad, en el sosiego, en la falta de problemas, en fin en el anti-estrés. En la paz interior. Esto, todo junto, proporciona placer. Es un placer que no es agudo, pero sí persistente. Para mé, el placer bien entendido tiene que ser algo prolongado en el tiempo y no algo puntual y efímero.

Un beso.

Gemma dijo...

Dichoso estrés! sin él luego no tendríamos el placer que proporciona superarlo. Si no trabajáramos no tendríamos ni la necesidad ni el deseo de unas vacaciones, cuando esa época se acerca todos sentimos como un cosquilleo, el run-run del veranito, de los días largos, qué preciosas son estas tardes largas...hoy, al mediodía he sentido ese olor, es un olor muy particular, como de aire muy limpio y dulzón, una fragancia excitante, alegre, RESUCITADORA...qué invierno más largo, ahora me doy cuenta de todas sus ingratitudes :D

Un beso, Miguel.

Novicia Dalila dijo...

:************************

Sicilia dijo...

Y si, yo le diera a usted un masaje en la espalda, sin que tuviese ningún dolor?

Le estaría proporcionando un placer relajante y no existía antes un dolor previo.
y si, a su vez me proporcionara a mi placer, ver que a usted le agrada ese masaje, además de ser totalmente desinteresado por mi parte?

Creo que solo el ser humano es capaz de crear sentimientos en su mente, sin ninguna motivación previa signorina.

Eso nos diferencia de los demás seres...


La oscuridad existe o es simplemente, ausencia de luz??

De este tema quiero un resumen para la semana que viene de tres folios, pasaré lista. jejeje

Besos por su espalda signorina.

Un piacere e baci

Sicilia