viernes, 20 de julio de 2012

Más vale pájaro en mano...

A Richard Stoltzman,


La semana pasada el pc de casa estalló. No sé si alguna vez habéis tenido el placer de estar al lado de una fuente de alimentación cuando le dá por estallar así, en plan pirotécnico...
...bueno pues si no lo habéis experimentado lo del placer es pura ironía, "una fuente de alimentación" se alimenta de energía y cuando se cruza,  precisamente porque es una fuente no la retiene, pensad en ello, porque hay mucha gente que se instala la torre en la parte interna de la mesa dejando las piernas expuestas al susceptible derroche de energía y, es raro que se incendie, pero el severo estruendo y el haz lumínico que desprende sin prévio aviso os aseguro que pone en vilo a cientos de neuronas que empatizan con los reflejos de las piernas y claro, yo con simpatía las levanté de ipsofacto lisiándome las rodillas con el soporte metálico para el teclado que cuelga del reverso de la mesa, de la manera más insospechada por ridícula.

El incidente doméstico me propuso unas detalladas reflexiones y es que si mi silla, sin ruedas, hubiese tenido ruedas,  el conjunto de neuronas no hubiesen dominado las piernas hacia arriba sino que hubiesen activado el impulso de mis piernas hacia atrás permitiendo emigrar  con el desliz rodado que requería semejante estruendo verbenero, tres ruedas, sólo tres,  hubiesen bastado para censurar tanta simpatía refleja contra el soporte metálico.

Pensaba esto mientras dos bolsas de hielo en sendas articulaciones obraban maravillas en escasos minutos; luego desenchufé la torre de la toma de la pared, sí, ya era tarde, muy tarde, lo sé, pero es que las rodillas son las rodillas y el pc,  aunque ahora me interesara rescatar algo de trabajo chamuscado (?) (!!) (:C) antes, con los reflejos, me daba igual, vamos que si se hubiese incendiando la red eléctrica del pc quizás entonces hubiese hecho saltar los plomos desde el diferencial pero que así, después de la traca verbenera , yo, no lo toco a menos que quiera mirar, y eso es lo que quise claro, mirar...

En el cajón de las "chapuzas técnicas sin escrúpulos",  busqué un destornillador de esos pequeñitos de mango plateado y de finas puntas color gris misterio, necesito puntas de estrella... han de estar por aquí...y encontré alguna que no sé para qué servirá todavía, con la puntita redonda...los habréis visto en la tienda de algún relojero, bueno pues destornillé con éxito pero sin mérito alguno por mi parte los tornillitos de la torre con la intención de rescatar algo y mientras lo hacía, me cuestionaba el por qué en los momentos pésimos siempre tiro empecinada a creer que existen los milagros cuando jamás, he testimoniado ninguno y,  aunque tengo observado que esto,  en el fondo,  fastidia mucho más los momentos pésimos, rozando el fanatismo místico retiré minuciosamente la tapa del pc y comprobé una vez más que los datos, el trabajo de no sé cuántas tardes dominicales, no desprendía misericordia alguna, todo lo que lindaba con la fuente de alimentación quedó, vilmente chamuscado, menos mal que toda chica que no ha visto milagros sabe lo que es un pendrive y sabe también que el milagro más intelectualmente humano hubiera sido precisamente, haber guardado allí, algún dato cuando todo funcionaba con normalidad...no cayó esa breva entre otras cosas porque el antivirus creí que era lo que debía tener súper actualizado...cómo iba a imaginar que un pc estallaría como un petardo de San Juan.

Así que me dí una ducha tonta, tonta porque debajo de aquella lluvia de lavanda que relaja pensaba que quizás me daría tiempo de llegar al Media Markt,  comprar una torre y comenzar a trabajar cuanto antes y, eso hice. Entré en el folleto real del yo no soy tonto y una vez más, in situ, pude comprobar que lo que sale en los folletos cuando yo llego, ya está agotado o,  en peligro de extinción a la espera de que les entre otro pedido en los próximos diez días. Diez días!!! en definitiva,  siempre salgo de allí, sin saber cúal de las dos respuestas abnegadas de nula oferta me hacen creer que lo mío no es tontura sino gafismo...en fin...

Miré la jaula comercial y señalé uno tras una serie de absurdas comparativas que encarecían el suceso petardístico de manera fantasmal...fantasmal porque quién para terminar trabajo del despacho en casa,  va a saturar las gigas de los pc's que hay en el mercado? no me diréis que no es laboralmente, fotográficamente y lúdicamente impensable.

Así que pille uno para terminar escritos y contar historias cortas, ultrasilencioso y con la fuente de alimentación con la garantía de estar en su sano juicio y me fuí a casa.

Fue conectarlo, ver el nuevo windows...darle al play y                                                               

volver a inspirarme!!!




Volaaaaaaaaaaaaaaaaaaar!!!



Planear...

Regresar...                                                                                         

Creer....

Imaginar lo inimaginable...

Sentir...

Proyectar...

Fragmentar...



             Equilibrar                           

Descubrir....


A mar...


Sorprenderme...


  Inmortalizar...

8 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡me muero de envidia, Gemma¡¡¡
No hay cosa que más miedo me de que las cosas de la luz... Es cuando saltan los plomos (se sigue diciendo así??? :S) por cualquier causa y me acojono, cuanto más si algo explota, y más tan cerca de mí... Y no te digo ya si empieza a echar humo... entonces ya si que me falta calle para correr.... Me pone histérica (pero histérica de verdad) el olor a cable quemado, el olor a gas, el olor a fuego de cualquier tipo... Es superior a mí. Así que jamás de los jamases se me habría pasado a mí por la cabeza rebuscar en la caja de herramientas para localizar un destornillador de cualquier tipo y ponerme a hurgar en el bicho ese...
Pero es que a mí las cosas de la técnica no me llaman nada. Yo, cuando voy al Media Markt, me deleito en la sección de pequeños electrodomésticos, que es lo primero que más me gusta (tengo una fijación con los cortafiambres que estoy por ir al médico y todo... :P), y después me voy a los frigoríficos, que mencanta abrirlos todos y verlos por dentro (igual tb debería comentárselo al psicoanalista :S)... Debe ser que yo sí soy tonta :'(

Las fotos que has puesto, preciosíiiiiiiiisimas. Mencantan todas.

Un beso muy fuerte, ma cherie

Gemma dijo...

Hola :D

A mí me ha costado mucho apuntar maneras en las chapucillas domésticas, era bastante negada para todas las pequeñas reparaciones que surgían en el hogar, pero esto es como todo, la falta de interés en aprender cómo se cambia un grifo o cómo cuelgas un cuadro o una estantería o un estor es porque normalmente alguien te solucionaba esa papeleta, cuando no puedes contar con eso, te espabilas como puedes y un día empiezas colgando un cuadro y otro día te atreves a colgar una lámpara del techo, cualquier avance, por mínimo que sea te anima. Y es que ya no hay porteros como los de antes que cuidaban las fincas y entendían de electricidad y fontanería y se prestaban amablemente para algunas chapucillas domésticas...ahora como mucho te guardan la correspondencia y llaman al técnico del ascensor cuando te quedas atrapada entre piso y piso. Ya es algo pero nada que ver con la comodidad y tranquilidad de saber que si algo peta ahí está Antonio o Manolo para solucionarlo...es otra historia, la gente mayor estaban hechos de otra pasta, no concebían lo que hacemos ahora, que se rompe algo y nos parece más cómodo sustituirlo enseguida por algo nuevo. A mí esta torre que petó me duró diez años, la fuí ampliando, la memoria, la gráfica...lo fuí sustituyendo todo hasta que ya la placa de serie se fue quedando obsoleta. Pues ya era el momento de petar, ya saqué un buen rendimiento y sino se hubiese fastidiado la placa pues hubiese cambiado la fuente de alimentación que total es comprar una fijarte como esta colocada la mala y sustituirla por la buena. A mí me gusta conservar algunas cosas, como una máquina de escribir antigua o una máquina de coser como las de antes...es una pena perder eso, su utilidad y encanto porque ya no hacen esas máquinas de coser por ejemplo ni nadie se fija ya en ruido de una máquina de escribir como las de antes...claro que las de ahora son fantásticas con la cinta correctora, las negritas y los subrayados pero se ha perdido ingenio personal y mucho estilo propio.

Bueno, que lo tuyo es que ibas para forense seguro...cortafiambres y frigoríficos...no te veo :D

Otro grande, grande para ti ma cherie, que pases un fin de semana estupendo.

Novicia Dalila dijo...

Yo antes, a falta de portero, tenía a mi padre, que no se amilana ante nada y lo intenta hasta que, una de dos, o lo arregla, o lo deja para tirar directamente... Cuando me casé cambié de "reparador" y mi adosado al principio no era muy "manitas", pero a base de evolución forzosa, ahora se atreve con todo y tiene una ventaja y es que es muy muy paciente. No le importa deshacer y volver a hacer las veces que hagan falta. A mí todo eso me viene fenomenal porque soy especialmente torpe con todo lo electrónico y por ejemplo, para instalar cualquier cosa en el ordenador, soy lo peor de lo peor que conozco. Es que como me ponga a hacer cualquier cosa la cago seguro. Él, sin embargo, lo intenta y lo intenta hasta que da con ello. Se lee todas las pantallas que le van saliendo, cosa que yo soy incapaz... Y si hablamos ya de electricidad, pues ahí sí que soy inútil total. Entre el miedo y la falta de pericia... No sé que voy a hacer el día que me quede viuda¡¡¡ Igual me tendré que mudar a un piso con portero de los de antes :D

Otro beso y feliz finde, Gemma

Gemma dijo...

Mi abuelo materno es también muy apañado con las cosas de casa. Ha sido para él como un hobby. No te voy a insistir porque a mí tampoco me es que me encante, pero creo que está bien turnarse las tareas que siempre las asignamos al hombre por ser más vastas y al revés, las que siempre fueron más femeninas, no veo mal que ellos las hagan. De todas formas algo hay que hacer el día que nos quedemos viudas, aunque sea aprender de golpe lo que ellos hacían...

Un beso.

Miguel dijo...

Pues yo, cuando pasa algo así, ni me lo planteo. Me doy por vencido y llamo al técnico. Creo que, en mi caso, es lo más prudente. Porque después de muchas chapuzas y más de un fracaso, me he dado por vencido.

Un beso.

Gemma dijo...

Pues mira que el cerrajero no parecía muy técnico en cerraduras eh?

Sabes que me pasó lo mismo que a tí hace tres semanas? tuve que llamar al cerrajero, vino un chico muy profesional que primero se puso a escuchar la puerta, después sacó una linterna y miró la cerradura, cogió mi llave, la puso en el cerrojo y, suave suave suave, empezó a girar la llave con la oreja pegada a la puerta, después de un minuto en el que yo casi ni respiré, se gira y me dice: nena, tengo que usar el taladro...

ya y eso qué quiere decir? quinientos pavos no?

Sí.

No puedes probar con la otra oreja?

Puedo sí.

Pues prueba anda, prueba que no sea por no haber usado las dos...

Y nada, al final sacó el taladro y cambió media puerta.

Yo en grandes chapuzas tampoco me pongo, no tengo tanta tanta paciencia ni ganas y los técnicos también tienen que comer no?

Ahí mi consuelo.

Un abrazo.

ONDA dijo...

Joder! Vaya susto ! Bueno lo que tu dices que te quiten lo bailao. Y lo de conservar.....yo igual cambio cuando ya no hay mas remedio. Además dicen que antes los componentes eran mejores. Precisamente se nos ha estropeado el frigorífico nunca en 17 años vino el técnico. Un electrodoméstico alemán. Y me dijo . 300 pavos . Pero esto es una joya si compra uno nuevo me vera el careto al menos 3veces al año.....y chica me lo estoy pensando cambiar el puñetero compresor ese la alternativa gastarme 700 y no saber lo que durara el nuevo con tanto componente electrónico . La sociedad de usar y tirar nos ha llevado a la locura de la contaminación ....quizá sea hora de reflexionar...me río yo de los que dicen que somos ecológicos ....el autentico reciclaje era el del canje de las botellas de coca cola, fanta o la leche ....tanto Briik tanto Brik. Disfruta del nuevo ordeñador y que ordeñes muchos pensamientos y reflexiones..un beso

Gemma dijo...

Jajaj, pues a ordeñar se ha dicho! con su permiso me arremango :D
Sí, ha llovido mucho desde la revolución industrial, y en ese sentido han caído chuzos. Tal vez es hora de hacer reflexiones aplicando para ello un poco de lógica y sentido común.
Podríamos ir a comprar influenciados por las necesidades que queremos colmar aunque con el avance tecnológico y las modas es difícil mantener una cierta austeridad. Compramos un móvil que a la vez hace vídeo,fotos,te conecta a internet, lees libros por la pantallita, abres el correo, e incluso puedes chatear, pero no todo el mundo utilizará un teléfono para todo esto. Como tampoco llegaremos a usar nunca los veinte programas que puede maquinar una lavadora porque básicamente utilizamos tres, con lo cual el resto del programador se irá algún día al reciclaje sostenible intacto…y como este ejemplo, muchos otros hay que en suma son los chuzos de una revolución industrial extenuada por el mercantilismo, y que por ello actúa en favor de lo "sostenible” que no es otra cosa que mantener en boga la sobre producción en el mercado.

Gracias por tus reflexiones.

Un beso.