lunes, 24 de septiembre de 2012

Oda a la Vida!


"Oda a la Vida" es un fantástico y trepidante trabajo de luces, imágenes y sonido que ha llegado a Barcelona desde Montreal con la firma de Moment Factory.
Contemplar la Sagrada Familia entre el modernismo y la modernidad es una simbiosis tan maravillosa y fantástica que no ha dejado a nadie fuera del limbo. A unos, porque nos parecía un sueño, hasta ahora inimaginable, ver el proyecto de Gaudí cobrar vida a todo color y, en una nueva dimensión! en la que todo es, una ilusión óptica y fastuosa...sí, pero también real, tan absolutamente real y sensacional como mágica.

Conocer de antemano algunos de los detalles, florituras, símbolos, motivos y experiencias bíblicas que el arquitecto Gaudí plasmó en los planos de la fachada del nacimiento, es una sapienza que hay que refrescar de la memoria o rescatar de los libros para poder ser conscientes de hasta qué punto, los creativos de Moment Factory, han estado soberbios e impresionantes con el tema. "Oda a la vida", es una composición poética de luz y de color en la que se pretende exaltar la creación del hombre, de la naturaleza y de la vida.

Por otra parte, no podemos obviar que estas imágenes están solapadas, superpuestas, encima de la fachada del nacimiento que Gaudí, dedicó al nacimiento de Jesús y que dividió, en tres pórticos, dedicados a la Esperanza, a la Fe, y a la Caridad.

Encima del nacimiento, la Estrella de Belén y sobre unos pedestales la imágen del Arcángel haciendo la Anunciación a la Vírgen, tampoco podemos obviar que el ciprés con palomas blancas es símbolo de pureza, ni que las escenas acuáticas representan la huída de la Sagrada Familia de Egipto, ni las rosas silvestres sin espinas siguiendo el ejemplo de, San Francisco de Asís, ni la puerta de la caridad decorada con hiedras como símbolo de obediencia...o las flores de calabaza, que simbolizan el matrimonio, y todo ello y más, en una explosión de color pétreo humano, pétreo silvestre, pétreo animal, vivo.

Todas las escenas pueden interpretarse de una forma laica o católica, dos maneras de fantasear sobre la creación de la vida, sencillamente fantástico y esperemos que no sea irrepetible. Ojalá las Odas a la Vida se prodiguen por todas las ciudades y pueblos, aldeas, caminos, despachos, vías de tren, hospitales, residencias geriátricas, escuelas y universidades, carreteras, cielos y tierras, que lo preñen todo de colorista grandeza!



4 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Me gusta el trabajo muchísimo. Está muy muy logrado, pero fíjate, yo creo que prefiero la Sagrada Familia con es ahora mismo. Con su color de piedra monocromo... Tan sobria, tan majestuosa... Mencantaría verla terminada. Eso sí. Pero en la línea en que se empezó.

Un beso y muchas gracias por compartir este espléndido trabajo, ma cherie.

Sicilia dijo...

Lo vi anoche signorina.
Me pareció impresionante, mágico!!
Como un niño con la boca abierta.

Me hubiese encantado verlo en directo.

Son fiestas? Se invitará a un Martini signorina??


Rojo por favore

Un piacere


Sicilia

Gemma dijo...

A mi me encantó, creo que la Mercè nunca ha lucido tan alegre y colorista.

Dicen que Gaudí fue el primer arquitecto que iluminó eléctricamente un templo y que la fachada del nacimiento la pensó en policromía de colores.
Fue maravilloso. Y esa bajada de luces al final de la obra...las aves sobrevolando el árbol de la vida y hacia los pórticos...la Natividad...ese corazón palpitante que se rompe como un cristal, la naturaleza inundándolo todo de verdosa frondosidad, los glaciares, la lava, el fuego, y esa cascada de agua!

Yo toda la vida la he visto sobria esto ha sido un contrapunto de modernidad y exaltación.

Un beso muy fuerte.







Gemma dijo...

Pues es que en directo se ha visto muy diferente, es una pena que los testimonios visuales no hayan captado la verticalidad desde el suelo, ni la horizontalidad, ni la transparencia realista...pero como idea no está mal no?

:D

Marchando un martini rosso...

Un piacere.