lunes, 29 de octubre de 2012

Lo Imposible

Entre esta cálida imagen

                                                                    y estas otras...

                                                                 




                                                                pasó Lo Imposible.

Dicen que la historia de todos aquellos que perdieron la vida engullidos por el devastador tsunami, ocurrido en Tailandia, el 26 de diciembre de 2006, no queda suficientemente reflejada en la cinta que J.A. Bayona ha lanzado al séptimo arte.


                                                                              Lucas

Y,  puede que estén en lo cierto, puesto que no se mencionan a las víctimas ni al principio, ni al final de la cinta. Creo que el filme no ha pretendido ser un homenaje a esas víctimas. En Lo Imposible, lo que vemos, es la historia de un milagro.

Es una historia estremecedora en la que  para mí fue inevitable no pensar en la suerte. En su faceta caprichosa a la hora de elegir quién será tocado por ella o,  en su faceta más despótica a la hora de arrojar a todos los demás fuera de su gracia. Aquí lo milagroso, es que la suerte como instrumento  coincide en salvar a cinco miembros de la misma familia y aunque los más escépticos, puedan poner en duda la existencia de la suerte y sus dotes caprichosas, no puedo dejar de pensar, que esto va más allá de una simple casualidad del destino. Estos milagros, siempre han corroborado de alguna forma, que las personas parecemos estar predestinadas y que la suerte actúa únicamente como instrumento para favorecer o desfavorecer tal resultado. Cinco personas de la misma familia se salvaron estando igual de expuestas al tsunami, que las otras personas que compartían en ese instante catastrófico los exteriores del complejo hotelero inundado, avasallado, exterminado de repente, por un fenómeno de la naturaleza.

A falta de explicaciones más científicas podemos seguir creyendo en lo que nuestros ojos han visto y calificar el suceso familiar post-tsunami de milagro,  porque las escenas del terrible oleaje, son tan demoledoras, tan agobiantes, tan sufridas por el espectador desde su objetiva butaca, que me parece loable calificarlo  de auténtico Milagro.

Es impresionante que alguien haya podido resistir toda esa fuerza sobrehumana sin sucumbir al primer embiste de ola, ola que no es ola como tú y como yo entendemos, es algo inaudito, es una masa de agua descomunal despistadamente lanzada por las entrañas de un Dios soberanamente incuestionable a una presión, capaz de reventar edificios, muros, árboles perfectamente enraizados, en fin, todo lo que esté a su alcance.

Cómo no pensar, en todos los que perdieron la vida y en todas aquellas personas que sobrevivieron y a pesar del horror, del pánico, de la desolación, del shock mental, del daño físico, no quisieron apartarse de aquel complejo hotelero con la esperanza, con la desesperación de encontrar a sus seres más queridos...es terrible, es como una pesadilla interminable para esas personas no predestinadas a sobrevivir o a morir juntos,  y es que en un minuto,  el milagro de la vida  puede desvanecerse para siempre delante de nuestros ojos.


Lucas (Tom Holland)  me ha contado que un aspirante a valiente, necesita sentir miedo.  Es un niño  que tuvo que crecer apresuradamente en cuestión de horas, días, en contra de la naturaleza....si lo sigues de cerca, gestionará tus emociones hacía un lugar en el que necesitarás reencontrarte con los valientes brazos de tu padre.


María (Naomi Watts), en sus horas bajas, me ha contado que un ser humano adulto nunca llega a perder la vulnerabilidad de cuando era un bebé.

A los dos hermanos pequeños, a uno agradecerle que tuviera pis en un momento crucial, al otro le agradezco que cuidara de su hermano más pequeño tal como le prometió a su padre.



Al padre (Eward McGregor), creo que el destino le encomendó moralmente la peor parte cuando tiene que tomar la decisión de dejar a sus hijos más pequeños, demasiado pequeños, en las montañas a cargo de unas personas completamente desconocidas que además están en situación de shock y pánico, para ir a buscar a su mujer, María, y a su hijo mayor, Lucas. No me parece criticable su actitud en un momento en el que él no sabía si su mujer y su hijo mayor estaban juntos o separados, vivos  muertos o moribundos bajo los escombros, él lo que sí sabía es que los dos pequeños, estaban vivos.

La interpretación, los personajes son muy creíbles, los vives intensamente, la puesta en escena del tsunami impresionante y lo que lamento, lo que creo que martiriza la película son los diálogos, en algunos momentos pésimos, y la necesidad artificial, cargante, de sobre atormentar a un público que es suficientemente sensible, humano, traspasable, hay escenas que para mí están ahí, con la única intención de hacernos sufrir gratuitamente, este detalle, es capaz de destrozar una película basada en un hecho real para convertirla en algo que se me escapa de la realidad, por favor! esos planos en los que ves al padre pasar un minuto antes por el mismo sitio que pasará su hijo un minuto después, para no encontrarse!, me parece digno de una película de asesinatos, de cornudos apunto de saber que lo son, el suspense aquí es demoledor, es inhumano con el público que es padre, que es madre, que es hijo, hermano, persona....yo no soy una experta en cine, pero esto desde un punto de vista cinéfilo es destrozar una historia con el único fin de hacer sufrir a un público que no es insensible, en la que los actores protagonistas ponen interpretativamente las cosas en su sitio, en la que su nivel de trabajo es brillante por la humanidad que transmiten...en fin, que las cámaras deberían ser lo más parecidas al ojo humano, a ese par de ojos que no necesitan los martirios de un director de cine inseguro de la historia que a todos nos ha traspasado, que nos ha hecho llorar de emoción y estremecernos de miedo. Si la has visto, seguro que este punto, justamente en ese punto, te fastidia tanto como a mí, con lo magistralmente que trató el momento tsunami, las vivencias de Lucas, de María....hay un espacio impreciso ahora mismo para mí recordarlo, en la que el director exprime la historia, de manera que el zumo, ya no es zumo, es otra cosa.

19 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Creo que la veré on line este finde. N. ve las pelis directamente en noséqué web y justamente ayer me dijo que este finde podíamos conectar su portátil a la tele y verla, pero vamos, que ya me has destripao el final, Gemma¡¡¡¡ jajajajajajaj Así que se salvan todos, eh??? Yo tb soy especialista en joder finales... De hecho, mi hija siempre que puede me restriega por el morro cuando le dije, en toda mi inocencia: "Al final se queda tetraplégica" (One million dollar baby) :S...
Es verdad que los yankees se pintan solos para meterle azúcar y sentimentalismo melífuo a escenas que no lo necesitan porque por sí mismas ya son suficientes.... Pero, en general, me la recomiendas, no??? :D

Un beso fuerte, ma cherie, y buena semana (que es cortita¡¡¡¡)

Gemma dijo...

No, todos no sé si se salvan, sólo sé que se salvan cinco jajaj

Perdona cherie, es que creí que todo el mundo, incluída tú y N. ya la habríais visto.

Y sí, te la recomiendo, os la recomiendo, si puedes ir al cine mejor.

Lucas te encantará. Ya me dirás...

Besotes!

Annie dijo...

Gemma al parecer y no sólo por tu post sino también por lo que se comenta en redes sociales y la tele, la película está muy bien hecha y hay que verla, pero como soy la contraria del pueblo, hasta el momento no me llama la atención, es que hace unos años que no soy mucho de cine.

No había vuelto porque he estado un poco retirada a "mis cuarteles de invierno", pero como siempre es un placer leerte y pasarme por aquí.

Un beso parcera

Sicilia dijo...


A la mitad he dejado de leerte...

Serás.............

Ese piquito pía mucho signorina!!

Votará?

Un piacere

Besos amore!

Sicilia



Gemma dijo...

Bueno Annie, yo tampoco iría a ver una película si no me apetece.

Me alegra verte, no acabo de encontrar el tiempo suficiente para visistaros a todos, con tranquilidad, espero hacerlo pronto.

Besos parcerita.

Gemma dijo...

Perdón, cúal era la pregunta? es que solo le he leído hasta la mitad...

:-)


Juan Antonio. Uno de los Dos dijo...

No la he visto...pero he oído la crónica de Carlos Boyero, y va muy en consonancia con la tuya, respecto a que sobran imagines gratuitas que hacen sufrir al espectador

Un beso...

Gemma dijo...

Hola Juan Antonio. Esta es una historia real, de hecho la auténtica María contó en primera persona su apoteósica vivencia a Naomi Watts. Con esto no quiero quitarle mérito a una de mis actrices favoritas, pero es el detalle, es desde mi punto de vista de espectadora, lo que me ha hecho ver quizás la línea que separa lo real de lo fictício, hay imagenes que no pueden verse desde los ojos de María, ni desde los ojos de los otros cuatro supervivientes, son imagenes que sólo puede imaginar la persona que nos cuenta la historia detrás de un objetivo, en tercera persona del plural "ellos". Carlos Boyero apunta su crítica en una dirección parecida a la mía pero distinta ya que él sintió la música en algunas escenas de la película como instrumento efectista cuando no hay apenas diálogos, y en ese sentido, yo no comparto mucho su crítica porque la música enfatiza el escenario, lo hace protagonista, incluso a los personajes cuando están en silencio, es un canal que nos comunica con ellos. Si has visto la de Robert Redford, Jeremias Jhonson...sabrás a lo que me refiero, o sin ir tan lejos, Titanic. Yo me quejo de algo más retorcido, me quejo de la intriga forzada de algunas escenas, que en otro género, en otro tipo de cine, me encanta y me engancha a la trama de una forma mucho más amable, aunque sufra.

Por lo demás, me parece una historia digna de ser contada, de ser vivida desde una butaca. No quiero poner en duda la eficiencia del director, puesto que la tiene, si ves la película creo que comprenderás sin palabras, que sentirás lo mismo que sentí yo.

Antes de la peli, pusieron el trailer de Los Miserables, otra superproducción que se estrenará con la Navidad. Esto te lo cuento porque la música que sonó me atrapó tanto, que ahora casi ni siquiera recuerdo la música de lo Imposible, no logro escucharla en mi mente...fíjate si mi opinión es distinta a la de Carlos Boyero en ese aspecto. Pero te agradezco que me hayas dejado su opinión aquí, porque cuando hago un post, lo que me gusta es encontrar sentimientos que a mí se me han escapado o emociones parecidas explicadas con otras palabras, yo creo que el cine tiene ese don efectista pero también íntimo de comunicar con nuestras emociones.

Un beso. Gracias por tu visita.

Gemma dijo...

No me digas que no es, emocionante!!!

Miguel dijo...

El hecho en sí es bestial. Y me imagino que el tratamiento cinematográfico es posible que se acerque a la realidad. Una película que hay que ver.

Un beso.

Gemma dijo...

Sí, es que tiene que ser muy fuerte. Es como volver a nacer y es curioso como muchos se preguntaron "por qué, yo?", parece que es díficil creer en los milagros...

Un beso, Miguel.

ONDA dijo...

Joder pues ya tampoco la veré ahora estamos como para sufrir y encima pagando. Bueno creo que lo mejor que tiene es la taquilla y que la ha hecho uno de los nuestros no había oído este director . Yo de enano fui con mis padres a ver el coloso en llamas me compre gasta el cassette, había una canción preciosa a ver si la pongo en mi blog. Una crónica muy currada si señora . Un beso Gemma.

Rafa. Uno de los dos dijo...

No se que destino tendré, pero siendo sincero cuando fui al cine de San Martín de Valdeigleisas, un pueblo a 55 km de madrid, en el mismo fin de semana del estreno, no tenía ni idea de que iba la peli, así que imagínate lo que me pasó cuando la ví.
Decíamos en el grupo de amigos,¿a quién se le ha ocurrido venir a ver ésta hoy?, A Charo me respondieron. yo la miraba y le decía en voz baja: -hija mía vaya ratito nos vas a hacer pasar- Ella sonreía, sin apartar la vista de la pantalla, mientras a mi lado A. se tapaba los ojos por no soportar las escenas.
Dices que no entiendes de cine, y yo te digo, todo el mundo entiende de cine y..., de vinos. a nuestro nivel si te gusta, te ha gustado y vale, nadie te puede hacer cambiar. Yo tengo un íntimo e infalible método de valoración cinematográfica, que no necesita más que la visualización de la película, y el poso que te deja, si se queda ese run run que me lleva constantemente a mascullarla, pues eso...,
Por otro lado considero que esas escenas de suspense que tanto sufrimiento producen son de lo más normales, sí angustiosas, pero creo que normales. pero en fin... ¡hay que ver como somos cada cual!
saludos

Gemma dijo...

Recuerdo El coloso en llamas! pero la banda sonora la tendría que escuchar de nuevo para decir si me parece preciosa o no. Lo dejo en tus manos.

Besos, ONDA.

Gemma dijo...

Yo también tengo un íntimo e infalible método de valoración de vinos y espirituosos que algún día contaré.

Sí, creo que sí hay que ver como somos cada cual.

Besos.

V dijo...

Tendré que ir a verla... :o Aunque en inglés para mí no va a ser lo mismo pero sólo con la potencia de las imágenes tal cual las describes. Es la suerte que tiene esto del cine :-)

A ver qué tal, ya te cuen... :D

Y sabes, mientras leía pensaba en que sí hay público que roza lo insensible, o que directamente está en el medio. Tal vez esas escenas de más fuesen para ellos. Lo malo es que normalmente nos las comemos todos, claro.

Un beso grande, guapi :*!!!!!!!!

Gemma dijo...

Me hace mucha ilusión que me escribas desde allí :D
No sé qué tal te manejas con el inglés pero desde luego esta peli no te hará caer en lagunas verbales :D

Creo que las escenas de más están pensadas, calculadas y que gestionan nuestro sufrimiento cuando ya no es necesario porque se sabe, porque en esos momentos todos los espectadores ya sabíamos que estaban salvados. Quizá es el mal de alargar las pelis, a veces con diez minutos de más te puedes jugar lo que magistralmente has contado en una hora...

Un beso muy fuerte y pásalo muy bien...yo tengo tan buenos recuerdos de allí que se me acelera algo dentro de mí cuando te imagino :D

Sicilia dijo...

He visto " las aventuras de Tadeo Jones"

Estuve decidiendo entre las dos, pero con mi peque........ Ganó esta..

Por favore, ya esta contándome el método para el vino y espirituosos signorina. Ja

Un piacere
beso

Sicilia

Gemma dijo...

A J., mi sobrino, todavía no lo he llevado al cine. No creo que aguante una peli entera. Ganas tengo pero de momento no lo veo sentadito en una butaca si no en varias :D

Lo del vino lo dejaré para un post, mejor. Es un poco largo...

Besos.