martes, 17 de diciembre de 2013

Penúltimo domingo de otoño


Moonlight shadow













Sentinel

Family Man

Man in the rain



12 comentarios:

Temujin dijo...

Me encanta Miguel Campoviejo y su Moonlight Shadow, me ha recordado muchas cosas...

Respecto a las fotos, que bien esta la Naturaleza sin humanos, o eso creo yo...

Temujin dijo...

Un beso...

Miguel dijo...

Las fotos, preciosas. Dan ganas de salir a pasear. La música excelsa. Me encanta Micke Olfield.

Un beso otoñal.

Gemma dijo...

A mí también Temu, Moonlight Shadow me trae recuerdos espectaculares ocurridos ayer o antes de ayer :D

Quizás debería escribirlos y tú deberías contarme los tuyos pero por esta vez (y sólo por esta vez :D) yo prefiero dejar los míos alojados en la intimidad de estas fotografías, rodando por encima de la arena, chocando con los átomos, con millones de átomos. Quién dijo que los domingos por la tarde son aburridos?

Yo. Alguna vez. Y más que aburridos quizás es que me saben a poco.

Un beso fuerte. Te he dejado un par más por si el mercado está flojo y me echas de menos :D

Gemma dijo...

Me refiero a las canciones, las que no estaban cuando viniste.

Gemma dijo...

Miguel, lo mejor del sol, del aire y del ruido del mar es que te olvidas por completo de todo, en un instante una fuerza pacífica y amorosa te sacude de arriba abajo, en silencio, te vas soltando, te dejas ir con el paisaje, te liberas de todo, y fluyes, sonríes, corres, te estiras bajo los árboles, te mojas lo pies, y el corazón pedalea...la música hace el resto :P

Me alegro de verte y de verte así, con una sonrisa esplendida.

Un beso.

Novicia Dalila dijo...

Esa luz que nos regala el Otoño no es comparable a ninguna otra. Al menos para mí... La Primavera, el Verano... son luminosos pero no hacen que la naturaleza nos regale tantísimos matices como el Otoño.
Precioso el mar, Gemma. Me hubiera gustado escucharle en ese instante en que tomaste las fotos.
La música la dejo para casa, como siempre.

Un beso muy fuerte, ma cherie :*

Gemma dijo...

Yo si he de elegir, creo que me quedaría con la primavera y el otoño ;)
Son tan diferentes...la primavera después del invierno a mi me parece el renacimiento, el aire de la mañana sutilmente fresco los prados con aquel verde joven, limpio, brillante, lleno de fragancias, aparecen las primeras amapolas con su color rojo anaranjado después del arduo invierno gris plomizo, gris piedra, gris encapotado... sueltas el abrigo, el jersey de cuello alto y las medias y empiezas a sentir los primeros rayos de sol en la piel, los días se alarrrrrrrgan, incluso a mediodía comes en una terraza en lugar de un sitio cerrado bajo una luz artificial, los ríos bajan cargados de agua, propicias pasar el sábado o el domingo en el campo, las primeras barbacoas, la primera paella al aire libre, una excursión a caballo, otra en bici, subes a pie a Montserrat y te quedas a dormir allí con los monjes :D jajaj sor Novicia, eso te encantaría, y la luz, la luz primaveral es indescriptible es una emanación de vida...te lo dice el aleteo de la mariposa, te lo cantan los pajarillos te lo trompetean los insectos, de las hormigas, ya no hablo :D ni de la cabra que tira al monte :D aunque también me encanta en primavera pasear por la ciudad y buscar los parques, la media sombra de un árbol, correr de noche seis manzanas completas o a primera hora de la mañana aunque no soy nada madrugadora, pero reconozco que cuando hago el esfuerzo de madrugar las recompensas que te llevas al final del día se duplican. Ver un amanecer compensa cualquier madrugón y es que además empiezas el día con un status corporal-espiritual a prueba de agónicos.

Y el otoño es el barroco. Cielos de almíbar, luces de mermelada, el color berenjena me encanta y el verde y deseas que venga el frío después del tórrido verano, y viene moderado, te encanta el tacto del primer jersey y encender la chimenea, el olor a otoño en el bosque, el olor de la leña quemada en las calles del pueblo, y el cielo de la mañana azul radiante, las lunas increíbles, la de ayer era roja, completamente roja :D en otoño hay que abrigarse bajo las hojas tostadas de los árboles y salir de noche, ver un espectáculo , un concierto en el Palau, ir a buscar a mi sobrino y comernos un chocolate caliente, subir a los autos de choque con la bufanda y los guantes de manera que en la foto solo se vean dos sonrisas :D la pista de tenis te da pereza, te metes en el gimnasio, y ves a la gente pedalear encima de esas bicicletas que aunque no pedalees te hacen pedalear, y piensas que eso no es lo tuyo, que quizás es hora de empezar esas clases de piano o de guitarra o de saxo que jamás empezaste...en fin, amiguita mía, que cada estación tiene su frenesí :D

El mar cuando lo fotografié te hubiese dicho que mi cámara estaba resfriada y que él, es más guapo, por dentro que por fuera... ya sabes cómo es...con tal de que te metas :D

Un beso muy fuerte y un abrazo casi casi navideño. Vendré a dártelo. No me pienso quedar sin tu abrazo :D

Sicilia dijo...

feliz NAVIDAD y mis mejores deseos para los suyos signorina.

Me gusta su música
Besos

Sicilia

Gemma dijo...

Gracias Sici. Felices fiestas.

Besos.

Juan Antonio H. dijo...

Feliz Navidad...que los penúltimos domingos, sea siempre el penúltimo.

Besos

Gemma dijo...

Gracias e igualmente Juan Antonio. Salut!

Besos.