miércoles, 22 de enero de 2014

De la historia interminable ;-)


Bastián le enseñó al León la inscripción del reverso de la alhaja -¿Qué significa?- preguntó.

“Haz lo que quieras”.

Eso quiere decir que puedo hacer lo que me dé la gana?

El rostro de Graógraman pareció de pronto terriblemente serio y sus ojos comenzaron a arder.

No.- dijo con voz profunda y retumbante. Quiere decir que debes hacer tu verdadera voluntad. Y no hay nada más difícil.

¿Mi verdadera voluntad?- repitió Bastián impresionado -¿Qué es eso?

Es tu secreto más profundo, que no conoces.

¿Cómo puedo descubrirlo entonces?

Siguiendo el camino de los deseos, de uno a otro, hasta llegar al último. Este camino te conducirá a tu verdadera voluntad.

No me parece muy difícil – opinó Bastián.

Es el más peligroso de todos los caminos- dijo el León.

¿Por qué? – preguntó Bastián – Yo no tengo miedo.

No se trata de eso- retumbó Graógraman- Ese camino exige la mayor autenticidad y atención, porque en ningún otro es tan fácil perderse para siempre.





Michael Ende.

10 comentarios:

Novicia Dalila dijo...

Por desgracia, eso sólo es factible en las películas... Yo creo que nadie hace de verdad todo lo que quiere y que, de poder, cambiaríamos cosas en nuestra vida. No porque no las hayamos elegido voluntariamente, sino porque hay muchos condicionantes y límites por encima de nuestra propia voluntad.

Un beso y buen finde, ma cherie.

Gemma dijo...

Si es verdad que vivimos con muchos condicionantes y que los límites muchas veces no los ponemos nosotros, pero entre todo esto, siempre hay un momento poco peliculero en el que necesitas pensar, qué es lo que quería hacer? por qué no lo hice? por qué no lo hago? realmente me lo impiden las circunstancias, cuál es mi verdadera voluntad? y si es esta por qué no lo hago?...me gusta cuando le pregunta ¿cómo puedo descubrirlo? y la respuesta todavía me gusta más....yo necesito a menudo refuerzos mentales de esta índole para saber lo que quiero porque llega un momento que das, te das, demasiado a otras cosas o a otras personas y olvidas tu camino personal, lo haces porque evidentemente te hace sentir bien, pero creo que todoso tenemos un "destino pensado" en nuestro interior, unas metas, unas afinidades que cumplir más allá de la entrega o la dedicación a los demás.

Buen finde, un abrazo.

Temujin dijo...

Desgraciadamente, la libertad total es un peso que mucha gente no esta dispuesta a llevar. Es mucho más fácil dejarse llevar...

Gemma dijo...

La libertad no consiste en hacer lo que se quiere, sino en hacer lo que se debe, decía Campoamor, y tenía razón, lo que normalmente queremos es dejarnos llevar, es el camino más fácil, el que antes nos colma de placer de bienestar o de felicidad...quizá lo importante no es alcanzar la libertad sino ir hacia ella, porque yendo, ya nos sentiremos libres.

Un abrazo también para ti, Temu.




Miguel dijo...

La libertad la carga el diablo, que te lo digo yo. Y no estoy hablando de política, sino de filosofía. No hay nada más fácil que seguir los dictados de alguien en quien uno confía, primero la madre, después el hermano mayor, después los amigos, el maestro... pero cuando se trata de volar solo...

Un beso.

Anónimo dijo...

He hecho casi toda la vida lo que creía debía hacer, pero no lo que quería. En el fondo y en la superficie estoy casi satisfecho, pero cuando pienso que sólo tengo una vida, mis creencias tambalean, pero ya sé que no voy a cambiar a pesar de las críticas cariñosas de algunos amigos. Un beso y no hagas que pensemos de vez en cuando. ¡Eres un peligro para la estabilidad mental!. Un beso. Ricardo.

Gemma dijo...

Sí, todo es un sacrificio pero sarna con gusto no pica que decían nuestros abuelos :D

Un beso gordo, Miguel.

Gemma dijo...

Creo que tu comentario desprende una serenidad que soy incapaz de perturbar con mis creencias. Voy a seguir disfrutando de tu resignación :D

Un beso fuerte, Ricardo.

Anónimo dijo...

Gemma, debo confesarte que una buena parte de lo que he hecho y hago no forma parte de lo que muchos consideran normal, así que el análisis de lo que hago no tiene cánones para medirse. En definitiva, que es un poco raro y aquí me resulta complicado ser mas explícito. Otro beso. Ricardo.

Gemma dijo...

No te preocupes, lo que quieras compartir lo compartes y lo que no, pues no. Besos y gracias por tus comentarios.