martes, 22 de abril de 2014

Miravet


La Ribera del Ebro, es una extraordinaria comarca de Cataluña situada en la provincia de Tarragona. Actualmente se encuentra dividida en catorce municipios.  Miravet,  por su cautivadora belleza y su interés cultural me pide no sólo que la sitúe a la vista sino que además os invite a descubrirla.
Para acudir hay dos opciones, en coche atravesando el río desde el Paso de Barca debidamente señalizado desde la carretera que habréis seguido desde Tortosa o desde Lérida, o bien podéis llegar en coche desde Móra d'Ebre o el Pinell del Brai.


El Paso de Barca es el último transbordador original que todavía funciona sin motor en el río Ebro y está al alcance de cualquiera pero eso sí, hay que tener en cuenta que no estamos hablando de un puente abierto las veinticuatro horas del día, se trata de un transbordador y como tal  funciona con la experta pericia de un barquero con su horario laboral que normalmente concluye a las siete de la tarde.


"Dejarse llevar" por un llagut sin motor, impulsados únicamente por la corriente fluvial y con la plena confianza de que todo está bajo control es una sensación que vale la pena experimentar... 



Desde el otro lado del río y después de desembarcar, circulé durante un par de minutos para descubrir la primera perspectiva del pueblo desde el  Pas de Barca, impactante por su belleza y es que Miravet, literalmente, emerge de las profundas aguas fluviales a través de una roca rojiza. La luz de la tarde se desploma desde el cielo como una verdadera obra de arte. 


Desembarqué una deliciosa tarde del mes de abril, apenas hace unos días, el aire conmovía ligeramente el paisaje y los reflejos en el río se agrietaban con las pátinas primaverales y sus versos carótidos.
De repente recordé que me encontraba frente a uno de los escenarios de la guerra civil española, donde tuvo lugar, la famosa batalla del Ebro y, casi me pareció un imposible, imaginar por encima y a través del paisaje una guerra, una miserable y espantosa guerra civil en la que un vecino apunta y dispara a otro vecino en medio de un lugar, extasiado de paz, de tranquilidad, de vitalidad y de energía verde, positivamente verde. La Iglesia Vieja, de estilo renacentista construida en el siglo XVI, es uno de los lugares en los que todavía se pueden observar el paso de las bombas derivadas de la batalla, una de ellas atravesó la cúpula. Se construyó entre los años 1565 y 1585 por la orden del hospital (sanjoanistes) sobre la antigua mezquita del castillo, ocupada por los árabes durante casi cuatrocientos años.



Al-Muravit es el nombre con el que designaron los árabes a esta villa tarragonesa, emplazada en el margen derecho del río Ebro. Miravet, conserva importantes vestigios como la aljama o consejo del pueblo, que se encuentra adosada a la iglesia, el astillero fluvial (siglos XI-XII), el antiguo molino de aceite, el castillo y la iglesia y sus calles porchadas.

La Iglesia Vieja impresiona por ser un conjunto equilibrado que en muchos aspectos recuerda la obra original de Brunelleschi, conserva en buen estado la cúpula, el crucero y un altar original del templo románico del castillo, considerado una pieza clave que encierra un gran simbolismo místico. Destinada actualmente a usos culturales, en ella se pueden visitar diferentes exposiciones correspondientes a la cerámica miravetana, la ruta del temple y la batalla del Ebro en imágenes. 



Miravet es una "fiesta para los ojos", un estímulo y lugar de inspiración y de trabajo elegido por pintores, cito especialmente a Joaquim Mir ya que gracias a uno de sus cuadros, despertó en mí la curiosidad de conocer esta villa.

Joaquim Mir














El Castillo de Miravet es de origen andalusí fue transformado y ampliado por los caballeros templarios. Éstos lo reformaron creando un castillo convento (siglo XII). Es una mezcla de estilos islámico, bizantino y cisterciense. El estilo del castillo corresponde al románico tardío y al gótico de transición. Dispone de salas para la autosuficiencia del castillo: almacén, bodega, cocina, iglesia...

Si has llegado hasta aquí, se te habrá hecho tarde ya para volver por el Pas de Barca! no tienes más remedio pues que dárle al contacto y coger una sinuosa carretera de cepas que te llevará hasta el Pinell del Brai, allí podrás visitar la Catedral del Vino, se trata de un magnífico edificio modernista creado por César Martinell, discípulo de Antoni Gaudí, actualmente gestionado por la Bodega Pagos de Híbera que, a parte de elaborar allí sus vinos, realizan visitas turísticas por sus instalaciones mediante audioguías donde podrás descubrir el túnel de aromas" y ya puestos, por el mismo precio, te invitarán a una cata.              

6 comentarios:

Miguel dijo...

Ayer mismo estábamos hablando mi mujer y yo de ir algún día a visitar esta zona. Fíjate que casualidad. Nos vendrá de maravilla este post para organizar una escapada...

Besos.

Gemma dijo...

Os encantará el paisaje, las vistas, la comida, el tiempo, la tranquilidad, la gente, y además hay cantidad de cosas por ver a pocos kilómetros de distancia. Les coves Meravelles de Benifallet, por ejemplo...

Un besote.

Ya me contarás...

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡Qué preciosidad de parajes, Gemma¡¡¡ Y qué días más brillantes y claritos¡¡¡
Me ha gustado muchísimo el paseo. Me lo apunto y espero algún día poder verlo, respirarlo y disfrutarlo por mí misma.

Un beso y buen finde, ma cherie.

Ricardo dijo...

Hago mía las exclamaciones de Novicia. Ya llevo 3 días contemplando los placeres que nos otorgas a los que seguimos por tu territorio. Como un beso y un abrazo no creo que sean suficientes para demostrarte el placer con el que uno termina, aplícate lo siguiente y lo de mas allá, que no sé lo que es, pero deseo que sea bueno.

Gemma dijo...

Diviiiinos ma cherie :D hemos tenido unos días fantásticos y además los hemos pillado con muchas ganas.

Un beso muy fuerte, gracias por pasarte.

Gemma dijo...

Igualmente querido Ricardo, si no fuera por vosotros lo presente ya sería parte de mi pasado. Compartirlo con vosotros es volver a revivirlo y gozar.

Besos con un fortísimo abrazo.