Ir al contenido principal

Las fracturas

En la creciente división de las clases medias y populares: están los integrados que han podido mantener su puesto de trabajo y han salido airosos de la crisis, y también están los aparcados en el universo de la precariedad permanente.

A la fractura económica y social se ha unido la política territorial. Cada vez son más grandes las barreras ante una clase política encerrada en el espacio institucional y una ciudadanía que no se siente representada. El régimen se hace opaco, los partidos convencionales, en vez de favorecer la participación política la rechazan para no perder su oligopolio del poder.

Cuando la ciudadanía toma la palabra al margen de sistema de partidos, se lanzan sobre ella las etiquetas antipolítica y antisistema y se busca la menor oportunidad para criminalizar los movimientos sociales, como si la política fuera solo derecho de los que se pliegan al limitado juego de reparto entre la casta oficial.

Los ciudadanos no se sienten ni escuchados ni interpretados por los gobiernos, incapaces de asumir sus preocupaciones y, sobre todo, de otorgarles reconocimiento.  Las élites cada vez tienen más dificultades para entender lo que ocurre en la calle. El discurso tecnocrático de los índices y de las estadísticas es demoledor: donde hay problemas y personas los gobernantes sólo ven cifras. La política es el arte de actuar sobre los ciudadanos, y éstos, no son números, son individuos portadores de experiencias de vida.

También la estructura territorial está amenazada. Sin entrar en detalle en este nuevo episodio fruto del desajuste histórico entre España y Cataluña, entre el Estado y su base plurinacional, hay dos cuestiones relevantes:

-El fracaso del Estado de las Autonomías en su propósito de resolver el llamado encaje de las nacionalidades históricas.

-La aparición de los movimientos sociales como impulsores del independentismo catalán, que dan una nueva dimensión a la fractura política.

A estas fracturas específicas de la sociedad española habría que añadir otras que tienen que ver con la transformaciones del mundo: antropológicas (la aceleración, la brecha digital, la incorporación de la experiencia virtual a un ser hecho para el contacto y el tacto), culturales (los profundos cambios en las hitos referenciales de las personas, en cuestiones claves como la religión, el trabajo y la familia) y morales.

En un mundo en el que la satisfacción del individuo es el único valor compartido no hay lugar para la moral: esta empieza por la toma en consideración de la existencia de los otros. Quizás esta sea la fractura de todas las fracturas. La necesidad de moral es inherente a la conciencia  humana, si desapareciera se trataría de una mutación de la especie.

LA UTOPÍA CAMBIA DE BANDO

Vivimos en una especie de presente continuo. El horizonte de futuro parece bloqueado. Como una cantinela se repite que la próxima generación vivirá peor que sus padres.

Cómo abrir una transición sin saber a dónde vamos? La vida ocurre en el presente, pero el futuro es necesario para dar sentido a la política. La dificultad de pensar el futuro genera siempre dos peligrosos sucedáneos: el populismo y la utopía.

Populismo, prometer cosas aún a sabiendas de que son imposibles de cumplir.

Utopía: dibujar un escenario que no tiene lugar en el que hacerse realidad.

La idea de utopía siempre va acompañada de la presunción de que no hay límites. Y de hecho la inmensa burbuja de irresponsabilidad que condujo a la crisis de 2008 es la consecuencia de veinte años en que las élites difundieron la idea de que en materia económica todo era posible.

Contra el populismo y contra la utopía plutocrática sólo hay una receta: La reconstrucción positiva del mundo común, reconocido en su diversidad y en su realidad. Para combatir tanto a los que alimentan la figura abstracta de un pueblo único y homogéneo como los que niegan a la sociedad en nombre del individuo autosuficiente. La palabra y la escucha son los principales productores de vínculo social.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Armonía de las Esferas

En un remoto día,  Pitágoras, cogió la cuerda de una Lira y descubrió que pulsada al aire producía un sonido (nota) y que si dividía a la mitad la longitud de la cuerda, la nota era exactamente la misma, pero una octava más alta, más aguda. Seguidamente comprobó que si dividía en tres, en cuatro, o en cinco partes la cuerda, la armonía se mantenía.

Al mismo tiempo observó que si las fracciones no eran simples el sonido que se escuchaba entonces era disonante y se rompía la armonía. Este método es el que se sigue usando hoy día para afinar los instrumentos de cuerda.

Las matemáticas para la escuela Pitagórica eran fundamentales para explicar la estrecha relación entre los números y el arte (música) . Los pitagóricos estaban convencidos de que en los números estaban todas las cosas, desde las más pequeñas de la tierra, hasta las más lejanas del Universo. Fueron ellos los primeros en decir que los planetas son esferas y que la tierra gira alrededor del fuego que produce la noche y el dí…

El secreto de los Dalí

En el año 1929 en una idílica cala del Cap de Creus, Dalí confesó su irrefrenable amor a Gala y ella, inmediatamente, le contestó: "a partir de ahora no nos separaremos nunca más".  XXI años después posaban así de juntos en su casa de Port Lligat. 
Port Lligat 1950
Llamo a mi esposa: Gala, Galuxka, Gradiva, porque ha sido mi Gradiva; Oliva por el óvalo de su rostro y el color de su piel; Oliveta, diminutivo de la Oliva, y sus delirantes derivados: Oliueta, Oriueta, Buribeta, Buriueteta, Suliueta, Solibubuleta, Liburibuleta, Ciueta, Liueta. También le digo Lionette, porque ruge, cuando se enfada, como el león de la Metro-Goldwyn-Mayer; Esquirol (ardilla), Tapirus, Pequeño Negus, porque se parece a un animado animalito selvático; Abella (abeja) porque descubre y me trae todas las esencias que se convierten en la miel de mi pensamiento en la colmena ajetreada de mi cerebro. Me trajo el raro libro de magia que había de nutrir mi magia, el documento histórico que probaba irrefuta…

Mother

Una lágrima puede ser como un océano de grande. Sin embargo, ninguna lágrima podría sofocar un incendio en medio de un bosque.

Cuando hablamos de desastres naturales, nos referimos a lo que sucede tras un tornado, un tsunami, un huracán, un terremoto o la erupción de un volcán, todos ellos fenómenos de la naturaleza, sucesos que el hombre no puede mitigar ni evitar.  Pero la humanidad atenta, contamina y pone en peligro a su Madre. Mientras unos juegan con la radioactividad, Ella se activa en cualquier radio. 




Se revela y juega con nuestros instrumentos de mediciones y tablas periódicas.
Ella y Nosotros, sus útiles y nuestros utillajes en absoluta sinergia...



......con Dios?



.
Sabías que...
Una erupción límnica es la repentina liberación de gas asfixiante o inflamable de un lago?. Y que hay tres lagos en todo el mundo que pueden liberar esas cantidades de gas, letales? Pues sí...  En 1986 una erupción límnica de 1,6 millones de toneladas de CO2 del Lago Nyos (Camerún) asfixió a 1.800 personas …